El impuesto autonómico sobre los hidrocarburos, implantado por el PP en Castilla y León, conocido como «céntimo sanitario» ha conseguido desplomar las ventas de combustible en las estaciones de servicio de Castilla y León, trasladando muchos de estos consumos a comunidades limítrofes y disminuir la recaudación global vía impuestos por este concepto. La ocurrencia del Gobierno de Juan Vicente Herrera ha logrado alcanzar descensos en la venta de combustible que llegan incluso al 30% en algunas provincias de Castilla y León, incrementando los consumos en provincias limítrofes. Algunas empresas del ámbito de la distribución de combustibles están materializando sus nuevas estaciones de servicio en las provincias limítrofes a Castilla y León.

El resultado de la aplicación del céntimo sanitario 4,7€ a lo que se debe añadir el IVA, ha conseguido una importante reducción del gasto en nuestras gasolineras. Las flotas de camiones por carretera ya no repostan en nuestra comunidad autónoma, el descenso en las ventas de gasoil -combustible utilizado por los camiones- se ha visto reducida en todas las provincias excepto en Soria. «A esta hecatombe se debe añadir el gasto indirecto que generaba el repostaje en las estaciones de servicio de Castila y León, como el gasto en restauración, hostelería, talleres, etc». Las grandes compañías de transporte evitan el repostar en Castilla y León pues para ellas significa miles de euros al año.

«El mantener el céntimo sanitario significa un nuevo agravio comparativo respecto a las comunidades limítrofes, lo peor de todo es que ha sido el propio gobierno regional el que perjudica a su ciudadanía» manifestaron los castellanistas.
La Administración regional debe revocar inmediatamente la implantación del ‘céntimo sanitario’ una vez analice la repercusión económica que dicho gravamen ha supuesto desde su entrada en vigor el pasado mes de marzo y compruebe que ha sido, en opinión del PCAS, un auténtico «error», que sólo ha conseguido una reducción de los ingresos por ventas de gasóleo y gasolina, tanto para los empresarios como para la administración.

Diferentes fuentes se han hecho eco del incremento de consumo en muchas gasolineras emplazadas en zonas limítrofes con nuestra comunidad autónoma donde no se aplica este impuesto han sufrido un aumento muy importantes en sus ventas»,
El PP suele acertar cuando rectifica, la derogación del céntimo sanitario es una petición no solo del sector de venta de carburantes, si no también de los transportistas y del conjunto de la sociedad de Castilla y León. Además después de la subida del IVA perpetrada por Rajoy la eliminación del céntimo sanitario significaría un pequeño respiro para los conductores de Castilla y León.

 

 

http://