Los usuarios de las carreteras burgalesas tienen un mayor número de posibilidades de morir en un accidente de tráfico que si circulan en cualquier otra provincia.

 

Ante el alarmante, creciente y sostenido aumento de los accidentes de tráfico en las carreteras burgalesas el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL), exige a las administraciones implicadas –Diputación, Junta y Ministerio de Fomento- un plan de choque para reducir el drama que  provocan las calzadas burgalesas.

 

Desde el 1 de Enero se han producido 42 víctimas mortales en las carreteras burgalesas, un número que por desgracia puede crecer hasta fin de año. La siniestralidad en las carreteras burgalesas sólo se ha visto beneficiada, afortunadamente, por el bajo número de víctimas mortales registradas en los meses de verano, dato debidamente publicitado desde la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

Burgos de haber seguido la tónica nacional de los últimos años debiera acabar este año 2009 con 24 víctimas mortales, pero ya llevamos 42, disparando la mortalidad en las carreteras burgalesas, desde 2007 un 75% respecto a la media del resto de España.

Las víctimas en las carreteras españolas se redujeron en 2008 en un 19% respecto a 2007, y en lo que va de 2009 un 13% respecto a 2008.

Sin embargo las personas que perdieron la vida en las carreteras burgalesas ascendió en 2008 un 24% respecto a 2007, y en 2009 ya contamos con el mismo número de muertos que en 2008, rompiendo todas las estadísticas de reducción de accidentes del resto de España.

El PCAL solicita, por enésima vez, un plan de choque para mejorar el estado de la red viaria burgalesa, a juicio del PCAL, la responsable de tan alto número de siniestros.

Las cifras de fallecidos en nuestras carreteras se aproximará, como ya vaticinó el PCAL en su día, a las 49 víctimas mortales de 2006.