No se toman en consideración las enmiendas presentadas por PCAS e IU CLM que tenían un importante calado social y de desarrollo para Castilla-La Mancha.

Sanidad, educación, transporte, vivienda, deuda y más, se quedan sin debatirse a la vez que se da un duro revés a la participación ciudadana.

 

Decepcionados, aunque no rendidos, se han mostrado desde Izquierda Unida y Partido Castellano al conocer que las Cortes de Castilla-La Mancha no debatirán ninguna de las 23 enmiendas presentadas por ambas organizaciones que pretendían dotar al proyecto de Ley de Presupuestos Generales de la JCCM; de una personalidad y un carácter social, con una fuerte vinculación hacia las necesidades de la ciudadanía de Castilla-La Mancha. Unas necesidades que se establecían como prioritarias frente y por encima a estrategias políticas y partidistas.

No habiéndose dado el caso de que ninguno de los tres grupos representados en las cortes hayan asumido las enmiendas presentadas por IU CLM y PCAS, estos dan por hecho que PSOE, PP y Podemos, no comparten el modelo de región y desarrollo que estos partidos no representados en las Cortes, pero con una importante y relevante repercusión política, social e institucional en la región, querían dotar a los presupuestos regionales.

Desde IU CLM y PCAS lamentan que una vez más la voz de la gente, de mucha gente, que por injustas y antidemocráticas leyes electorales no puede oírse en el Parlamento de Castilla-La Mancha; deje paso a un debate constreñido entre los políticos que usan las formas antiguas y reglamentos establecidos por el bipartidismo, de veto hacia la participación ciudadana.

Por la decisión de los partidos representados en las Cortes de Castilla-La Mancha, los castellanomanchegos pierden la oportunidad de que se presenten a debate enmiendas que les repercuten directamente y benefician no solo a título personal; sino al conjunto de la sociedad de nuestra región, estableciendo un modelo de región y de desarrollo válido y útil.

Unas enmiendas tales y por ejemplo: como la mejora en la atención hacia la violencia de género, el desarrollo de nuevas formas de entender el transporte y la comunicación para luchar contra el despoblamiento, la concepción de una educación pública y de calidad como única referencia para la JCCM, o el tratamiento necesario y adecuado al medio ambiente y al valor cultural.

“Hubiera sido no solo deseable, sino procedente y de mayor valor democrático, que la recién estrenada responsabilidad de Participación Ciudadana recaída en la segunda vicepresidencia de la JCCM, hubiera dado un paso de cambio y aires nuevos en la concepción de lo que se ha venido a llamar “vieja política” para avanzar a un modelo donde los ciudadanos somos partícipes de la política más allá de los procesos electorales”, han declarado desde ambas organizaciones: IU CLM y PCAS.

Y es que en Izquierda Unida y Partido Castellano consideran imprescindible el tratamiento de cuestiones tan importantes como las que comprendían sus enmiendas; en especial aquellas que por su significado y repercusión ahogan a la redacción de unos Presupuestos Regionales que avancen hacia un desarrollo digno de Castilla-La Mancha y de sus ciudadanos, en clara alusión a la reivindicación para la realización de una auditoría de la deuda que supuestamente tiene Castilla-La Mancha, y que asciende a más de 1.700 millones de euros.