Concejo Nacional del Partido Castellano

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) ha reunido de urgencia a su Comité Ejecutivo Nacional Permanente por la grave situación política que se está dando en Cataluña.

En relación a este tema, desde el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) consideramos que es preciso frenar de forma inmediata las dinámicas que pueden conducir al enfrentamiento social y a la división entre la ciudadanía, tanto en Cataluña como en el resto de España, y que deben articularse los medios para una resolución pacífica, dialogada y democrática del conflicto creado por el Gobierno de la Generalitat al convocar de manera irresponsable un referendum ilegal, pretendiendo realizar una consulta que ampare el derecho de autodeterminación y que puede desembocar en una declaración unilateral de independencia.

Los castellanistas creemos que el conflicto actualmente abierto en Cataluña evidencia el agotamiento del marco territorial autonómico creado en la Transición y articulado a través de la Constitución Española y los diversos Estatutos de Autonomía existentes, y que es urgente y prioritario abrir un amplio y sosegado proceso de diálogo para alcanzar un nuevo modelo territorial que genere un consenso mayoritario entre la ciudadanía y el conjunto de los pueblos -como el castellano- que conformamos España, satisfaciendo simultáneamente las legítimas aspiraciones de autogobierno de cada comunidad junto a la necesaria cooperación que debe darse entre éstas en el marco español y europeo. Acuerdo que desde el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) entendemos que puede darse desde las posiciones del Federalismo Solidario.

Creemos que la Generalitat debe desconvocar el referéndum del 1 de Octubre, declarado ilegal, y abrir un proceso de diálogo con el Gobierno Español y el resto de fuerzas políticas para avanzar en un nuevo modelo territorial que genere amplios consensos democráticos, y que el Gobierno Español y el conjunto de las fuerzas políticas deben de comprometerse a emprender de forma inmediata ese proceso de diálogo y trabajo para alcanzar un nuevo pacto territorial en el conjunto del Estado.

Los castellanistas hemos sidos siempre críticos con la Constitución Española y el cuerpo legal que emana de ella, por no reconocer ni la existencia de Castilla ni su unidad, pero al mismo tiempo entendemos que cualquier cambio político y territorial que afecte al conjunto de España debe realizarse desde el cumplimiento del marco legislativo y de su modificación por procedimientos democráticos. Castilla y el castellanismo que representa el PCAS siempre estará con la democracia y el diálogo político para la resolución de los conflictos a pesar de que ese diálogo nunca se haya producido con Castilla para resolver la situación de división y negación institucional, social, cultural y política a que tienen sometida nuestra tierra.