Desde el PARTIDO CASTELLANO apoyamos a los vecinos de Villaviciosa de Odón en su denuncia contra los vertidos contaminantes al Arroyo de la Vega, afluente del río Guadarrama.

 

El problema se generó hace 17 años a raíz de la ampliación de la M-501, que conllevó la destrucción de la depuradora que filtraba las aguas fecales de la Universidad Europea y parte de las viviendas del bosque.

 

Después de 17 años la Comunidad de Madrid no ha tomado ninguna medida para que estas aguas sin tratar no se viertan de forma incontrolada a nuestros ríos, situación que se hace más preocupante en un periodo de sequía como es el actual , donde los cauces están bajo mínimos y donde los vertidos incontrolados, ya de por si perniciosos, causan un daño irreparable a nuestros  cursos fluviales, así como a la fauna y flora que los habitan.

 

Desde el PARTIDO CASTELLANO siempre hemos apostado por la protección de nuestros ríos, queremos unos Ríos Vivos, que podamos disfrutar y conservar para las futuras generaciones y no cloacas al aire libre.