Como no podía ser de otra forma, la formación comunera, quiere mostrar su consternación por la nueva víctima de la violencia machista, presuntamente a manos de su expareja.

Los castellanistas insisten en la necesidad de aumentar las inversiones y acabar con la cicatería con la que se trata la protección de las mujeres víctimas de la violencia de género.

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se exige aumentar las inversiones en la lucha contra la violencia machista y articular un verdadero pacto de Estado que ayude a erradicar esta lacra social. “Exigimos un cambio en las políticas de igualdad basado en la inversión social en vez de en los recortes presupuestarios contra la violencia de género tanto desde el Estado central como desde los gobiernos autonómicos”. Las medidas propuestas por la formación comunera pasan por: aumentar las partidas presupuestarias, asegurar la protección de las mujeres amenazadas -en la actualidad más de la mitad de peticiones de órdenes de protección por violencia de género son denegadas-, si en su momento hubo fondos para proteger a los políticos amenazados por ETA, ahora debe haberlo para las víctimas del terrorismo doméstico, erradicar la precarización del mercado de trabajo que afecta con más fuerza a las mujeres y, sobre todo, a las víctimas de violencia de género y a sus hijos.

Los castellanistas hacen un llamamiento a las instituciones para que las mujeres víctimas de violencia de género conozcan las medidas a su disposición.

Desde las filas del PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se solicita también, aumentar el número de contratos bonificados a mujeres víctimas de violencia de género, el número de ayudas para el cambio de residencia por provincias, o el redoblar los esfuerzos de protección a las mujeres en el medio rural.

Por último la formación castellanista apoya todos aquellos actos de repulsa que se puedan celebrar en las próximas horas, y también expresa sus condolencias a la familia y amigos de Silvia Plaza Martín, última víctima, en España, del sinsentido de la violencia machista.