La desaparición, de la organización terrorista ETA, cierra una de las etapas más negras de la historia reciente de España. Las atrocidades cometidas por los terroristas han sembrado, durante décadas, de dolor las calles. ETA ha dejado más de 800 personas asesinadas, a las que hay que sumar las personas heridas, secuestradas, coaccionadas, extorsionadas, etc.

En palabras de Pedro Manuel Soriano, Presidente del PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), “no olvidamos a ninguna de sus víctimas, no deseamos nunca jamás que vuelva la violencia. Estamos con la paz, con los asesinados, heridos y sus familias y en contra de toda violencia terrorista. No más ETA, no más terror”.