Los comuneros burgaleses lamentan el estado de abandono y dejadez en que se encuentran tanto la Colegiata de Valpuesta, como el entorno y accesos a Taranco de Mena.

Desde esta formación castellanista se denuncia el deplorable estado de la Colegiata de Valpuesta y su entorno, así como la pasividad de las administraciones a la hora de consolidar este conjunto y potenciar este lugar como “Cuna del Castellano”, al encontrarse los documentos más antiguos escritos en lengua castellana dentro de los “Cartularios de Valpuesta” remontándose los más antiguos al año 804. Hace casi una década que no se realizan labores de calado en el monumento, y nada se sabe de la Fundación Valpuesta creada en 2010.

Otro lugar que carece prácticamente de señalización y que cuenta con unos accesos deplorables, es Taranco de Mena. En el desaparecido monasterio de San Emeterio de la localidad,  se cita por escrito, en el año 800, por vez primera, la palabra Castilla. Sólo la Asociación “Amigos del Monasterio de Taranco” y el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC)  parecen preocupados en hacer perdurar este acontecimiento, y lo que debiera ser un símbolo de nuestra tierra. En este sentido, desde el PCAS-TC se critica el “tradicional abandono” de la Diputación y la Junta, que ni siquiera han colaborado con la organización del homenaje anual a la palabra Castilla, reclamando la presencia y compromiso de Juan Vicente Herrera y de César Rico con Taranco de Mena y el origen de Castilla y del Castellano.

Estos dos rincones de la provincia de Burgos, siguen siendo unos grandes desconocidos, y ni desde los propios Ayuntamientos, ni desde las instituciones competentes, se les da el valor con el que contarían en otras comunidades autónomas. La provincia de Burgos tiene el honor de albergar tres hitos sin parangón en el nacimiento del Castellano: Silos, Valpuesta y Taranco.

Los responsables del comuneros critican la incapacidad y desinterés del ejecutivo regional y de la Diputación, reclamando desde las filas castellanistas, por un lado la revitalización de la Fundación Valpuesta, con la inclusión en la misma, entre otros, de la Junta de Castilla y León, Ministerio de Cultura, y de la Real Academia de la Lengua, y por otro la introducción de Taranco y Valpuesta en cualquier itinerario sobre la Lengua Castellana, como “el Camino de la Lengua”. “La rehabilitación de la Colegiata urge ¡Se está cayendo! También se solicita mejorar inmediatamente los accesos e informaciones de estos lugares sobre el terreno”.

El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), también reclama a la Fundación Valpuesta adquiera protagonismo en el fomento del castellano como recurso del turismo cultural, articulando tras la disolución de la Fundación Camino de la Lengua Castellana, su colaboración con San Millán de la Cogolla (La Rioja), Santo Domingo de Silos (Burgos), Valladolid, Salamanca, Ávila y Alcalá de Henares (Madrid) en la promoción conjunta del importante patrimonio que ofrece esta ruta, tanto literario y lingüístico como arquitectónico, artístico, gastronómico y paisajístico.

Los miopes políticos autonómicos y provinciales  todavía no se han enterado del valor económico que representa la Lengua Castellana, y de la enseñanza del castellano para extranjeros y del turismo cultural de la Lengua Castellana, algo que contribuiría, a juicio del los comuneros burgaleses, a desarrollar iniciativas de dinamización económica y creación de empleo vinculadas a los vectores de desarrollo singulares de la Comunidad de Castilla y León como son el Patrimonio Cultural, el Medio Natural y la Lengua Castellana.