El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se muestra indignado ante la desidia institucional en la construcción del tramo burgalés de la A-12.

El pasado 1 de noviembre de 2017 se iniciaron las obras de la futura autovía A-12 en las cercanías de la capital burgalesa. Desde el comienzo las actuaciones, éstas fueron simbólicas, “resultaba pretencioso decir que habían comenzado las actuaciones cuando en la realidad sólo había un operario con un tractor moviendo tierras”, lo que daba una idea de que no se iba a cumplir el plazo de ejecución contemplado en el proyecto de 30 meses. Semanas después un conflicto entre las empresas adjudicatarias paralizó las obras a principios de año.

El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC)  no se olvida de la conversión en autovía de la N-120 y exige al Ministerio de Fomento que retome de manera urgente el proyecto, “que todavía no ha conocido ninguna actuación reseñable en la provincia burgalesa”. Así, como recuerdan los castellanistas, la Autovía del Camino o A-12, que empezó a construirse en 2002, es una autovía que comienza en Pamplona (Navarra), y debiera finalizar en Burgos, pero los continuos incumplimientos por parte de las administraciones, tanto del PSOE como del PP, hacen que el tramo desde el límite provincial Rioja-Burgos no esté comenzado, sin contar con ninguna actuación reseñable, si nada cambia, los comuneros auguran una finalización de la misma en el horizonte de 2028.

Los castellanistas recuerdan que los 6 millones previstos por el Gobierno en actuaciones de la A-12 en Burgos para 2012, no se gastaron, y que 2013, sólo se asignaron 2,7 millones, con parecido destino. “la voluntad política de los grandes partidos, como ha quedado demostrado, por finalizar la A-12 ha ido nula, lo que está retrasando las obras durante lustros. Para los castellanistas, “los sucesivos gobiernos, tanto del PP como del PSOE, no han hecho nada por empezar las obras”. La ciudadanía ha mostrado a los representantes del PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) su frustración ante los incumplimientos de los sucesivos Gobiernos sobre esta autovía. Los castellanistas han encabezado, numerosos actos, concentraciones y manifestaciones (fundamentalmente en la Comarca de Belorado), para urgir esta infraestructura y criticar la pasividad de cargos públicos de la provincia. El tramo riojano está disponible desde 2014.

Las actuaciones para convertir en Autovía la actual N-120 entre Burgos y Logroño, no solo son necesarias para agilizar el tránsito de camiones y vehículos en este itinerario, y para facilitar la recuperación económica del tejido industrial y empresarial de Burgos y La Rioja, sino para resolver su gran siniestralidad, que se ha cobrado más de 250 muertos y heridos graves en los últimos veinticinco años, especialmente en el peligroso Puerto de La Pedraja y en las travesías, casi tercermundistas, de su tramo burgalés (Castañares, Ibeas, Belorado, Tosantos, Castildelgado, Villamayor del Río, Redecilla del Camino y especialmente Villafranca Montes de Oca).

Los castellanistas también lamentan el retraso en la ejecución de la A-11, otra de las autovías en la provincia de Burgos cuya construcción parece eterna.

By |2018-08-15T13:06:30+00:00agosto 15th, 2018|Noticias PCAS-TC|

Sobre el Autor:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies