La Agrupación Provincial en Burgos del PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) rechaza la propuesta del Ayuntamiento de Burgos de proceder  a malgastar 2.150.00 euros en la remodelación integral del Paseo de La Quinta, “una actuación completamente prescindible y mal orientada”.

La actuación tiene todos los visos de ser muy similar a la que se realizó en el Parque de la Isla, una gran inversión sin que se justificara la actuación con el elevado presupuesto de la adjudicación.

Los comuneros burgaleses lamentan que bajo el poco original nombre de “La Quinta XXI”, se acometan unas actuaciones basadas, una vez más, en el hormigón, y se tenga poco en cuenta lo verdaderamente necesario, que es la actuación sobre los envejecidos árboles de la zona, y su progresiva sustitución. “La plantación de sólo 150 árboles parece un chiste de mal gusto”, manifestó Domingo Hernández Araico, Presidente del PCAS-TC en Burgos.

Los castellanistas también lamentan que el proyecto se haya redactado sin ponerlo en conocimiento del Consejo Sectorial de Medio Ambiente, ante esta circunstancia se ha solicitado al Ayuntamiento que sea convocada una reunión de este órgano de manera urgente.

Desde el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se aboga por una intervención que ponga su prioridad en la fauna y flora del enclave.  Así, los comuneros burgaleses recomiendan una intervención selectiva y de bajo impacto, que elimine uno a uno los árboles dañados, secos o en mal estado, y que se proceda a una sustitución selectiva de aquí a los próximos diez años, evitando actuaciones superfluas  y electoralistas, que priman intervenciones de mucho bombo y platillo, al margen del sentido común y de las necesidades del espacio natural y de la ciudadanía.

Finalmente el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) ofrecen al Equipo de Gobierno sus ideas, que pasan por realizar una intervención que permita compatibilizar la eliminación de los árboles más dañados, con la preservación general de un espacio ecológico único, al margen de obras que no constituyen ninguna prioridad, salvo la adecuación del carril bici. En suma, los castellanistas burgaleses exigen a Javier Lacalle y Carolina Blasco que recapaciten, evitando una intervención extraordinariamente cara, un auténtico “sinsentido”.