Recién terminado 2018, año en el que el Consejero de Sanidad se comprometió a licitar el proyecto de construcción del nuevo Hospital de Aranda, asistimos de nuevo a un nuevo incumplimiento por parte del Consejero.

Un nuevo incumplimiento que se suma a tantos otros, otro año más en que la partida presupuestaria destinada al nuevo Hospital, que se unen a las mil y una zancadillas e inconvenientes que se han puesto entre las administraciones públicas implicadas en el proyecto para ralentizarlo y llevarlo a un estado de practica inanición.

De nuevo surgen voces que se rasgan las vestiduras ante esta situación, uno de tantos ejemplos es el de Ciudadanos, que claman al cielo por la ralentización del proyecto del hospital cuando siendo el principal sustento del Partido Popular en la Junta de Castilla y León, no han sabido revertir esta situación durante los tres años largos de legislatura que llevamos. Tampoco la Alcaldesa de Aranda del Partido Popular ha conseguido forzar la reversión de este preocupante impase de espera.

Pero desde el Partido Castellano – Tierra Comunera (PCAS-TC), no estamos en política, en el servicio al común, para quejarnos sino para buscar y aportar soluciones, es por ello que volvemos a solicitar la creación de un grupo de trabajo en torno al nuevo Hospital de Aranda, integrado por las administraciones implicadas, los profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y representantes vecinales, junto con los alcaldes de los municipios del área de influencia del hospital.

Un grupo de trabajo en el que fluya la información de forma continua, y en el que se haga un seguimiento permanente en torno a los avances en el proyecto, así como la puesta en común de propuestas y alternativas de mejora.

Basta ya de oscurantismo en torno al nuevo Hospital y de vagas promesas en los primeros trimestres del año que finalmente duermen el sueño de los justos.