Los comuneros burgaleses se han dirigido al Alcalde de la ciudad preocupados por el estado de conservación en que van a permanecer las obras de arte del Monasterio de San Juan y del Museo Marceliano Santamaría mientras se ejecutan las obras en edificio.

Los castellanistas también han preguntado sobre si se ha contratado algún tipo de seguro ante el traslado y almacenamiento de las obras.

Desde el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se recuerda que en el pasado fondos bibliográficos de la Biblioteca Pública de Burgos, y del Archivo Histórico Provincial de Burgos sufrieron importantes daños, y algunos se perdieron irremediablemente al ser almacenadas sin suficientes criterios de seguridad en naves industriales en el Polígono de Villalonquéjar, padeciendo inundaciones y humedades sin los mínimos requisitos de conservación para el patrimonio documental.

Los castellanistas consideran así mismo que proceder a la reforma del Monasterio de San Juan no justifica privar durante muchos meses a los burgaleses y a los turistas que nos visitan, de la posibilidad de disfrutar del rico y único patrimonio pictórico burgalés constituido por los fondos pictóricos de Marceliano Santamaría, por lo que proponen al equipo de gobierno que mientras duren las obras en este edificio, se proceda a repartir los fondos del genial pintor burgalés en diferentes salas y ubicaciones de la ciudad (colocando tres o cuatro de ellas en cada emplazamiento, como las salas del Teatro Principal, Consulado del mar, Casa de Cultura de Gamonal, CAB, Arco de Santa María, Universidad de Burgos, Biblioteca Pública de San Juan, Museo de la Evolución Humana, etc…) de modo que no solo siga siendo posible contemplarlas sino que se realice una suerte de gran exposición ubicua y dispersa de sus fondos de modo que sean muchas más las personas que durante este periodo de tiempo se acerquen a las pinturas de Marceliano Santamaría.

Por último los castellanistas también han preguntado al regidor por los documentos que avalan y certifiquen que el Monasterio de San Juan ya es oficialmente propiedad municipal, del Ayuntamiento de Burgos, o por el contrario nuevamente se estarán realizando obras, inversiones y fondos económicos municipales en una instalación cultural que todavía pertenece a otra administración.