Parece que este 8 de marzo será distinto, en redes sociales, en los medios de comunicación, en el mundo del deporte, del cine…algo está cambiando. Por fin se nota que está habiendo más unión. No es fácil, somos muchos colectivos, agrupaciones, asociaciones, plataformas, partidos políticos, sindicatos… con diferentes puntos de vista, a veces radicalmente opuestos en otros asuntos, pero que estamos trabajando conjuntamente para que de una vez por todas se pongan soluciones eficaces y se actúe. Este 8 de marzo los sindicatos han convocado una huelga en la que es Importante que participemos todas,  y también todos. Esta huelga no se hará sólo en España: más de 150 países se unen a esta iniciativa para visualizar el maltrato hacia las mujeres en todo el mundo. Porque juntas haremos más fuerza. Una Huelga laboral, de consumo, de cuidados y estudiantil. Porque ¡si nosotras paramos, se para el mundo!

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) considera que a pesar de los avances conseguidos en la sociedad castellana por la igualdad entre hombres y mujeres, todavía hoy existen muchas razones para que el 8 de Marzo se convierta en una fecha de reivindicación y de lucha por la igual de derechos y obligaciones entre ambos sexos. Los castellanistas reclaman la participación efectiva de las mujeres en la sociedad en igualdad de condiciones y con las mismas oportunidades que los hombres, como requisito fundamental no sólo para garantizar nuestra vida en democracia, sino también para avanzar en el desarrollo económico y social que requiere la sociedad castellana y española. Además, en este periodo de profunda crisis, nuestra sociedad necesita todos los talentos y recursos. Las mujeres han demostrado que pueden participar con las mismas capacidades que los hombres en la actividad laboral, social, política, cultural, educativa…

Llevamos años exigiendo lo mismo: que cesen los asesinatos, que se igualen los salarios, que se fomente la igualdad, que se invierta el dinero y los medios, que se lleguen a acuerdos para una conciliación real y efectiva, en definitiva, que se haga algo, que a las mujeres las están matando, violando, menospreciando y se les sigue negando la oportunidad de tener una vida digna, que se reconozca su trabajo, que se reconozca que tienen que renunciar a aspiraciones personales y profesionales para dedicarse a los cuidados. Las administraciones no son capaces de reconocer la importancia del  trabajo y la precariedad a la que se enfrentan las mujeres. Una administración ciega, que no dota de los medios necesarios, que no es capaz de ver esto, que no es capaz de ver que todos tenemos derecho a luchar en las mismas condiciones para alcanzar un futuro mejor, es una administración enferma, muy enferma. Y necesita medicina

Desde el área de Mujer del PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) constatamos que en Castilla los problemas de las mujeres se agravan en las zonas despobladas y en el medio rural en general, las dificultades a las que se enfrentan son mucho mayores, el paro, falta de recursos, la sanidad, la educación, los escasos o inexistentes transportes públicos, la falta de implicación de las administraciones en la aplicación de las ayudas sociales… pero los gobiernos, las administraciones están en otras cosas, olvidando como siempre que lo que sustenta un país son sus gentes. Sus hombres y mujeres. No se puede permitir que en esta realidad que vivimos, las mujeres estén en inferioridad de oportunidades.

Castilla es tierra de mujeres valientes y luchadoras, tenemos referentes, como María Pacheco o mujeres anónimas como las que iniciaron las revueltas del pan en Valladolid en el siglo XIX… recojamos su testigo y sigamos luchando para que la igualdad en Castilla sea nuestra seña de identidad y los cimientos básicos para un desarrollo próspero e igualitario.