La formación castellanista pide a los nuevos responsables municipales, “que no se precipiten, y cedan por décadas el Municipal de “El Plantío” a un grupo inversor que aterrizó en Burgos hace poco más de dos meses”.

Para los comuneros burgaleses resulta descabellado ceder ésta instalación municipal por un periodo tan largo, se habla de plazos de hasta  50 años a una sociedad que acaba de llegar a Burgos, y que todavía sólo ha demostrado buena voluntad.

Según ha trascendido el acuerdo supondría el uso exclusivo del Estadio, en el que el Ayuntamiento acaba de invertir cantidades próximas a los 10 millones de euros, al Burgos CF SAD. Aparentemente la Sociedad Anómima Deportiva  ofrece realizar una inversión en obras para mejorar las instalaciones del estadio municipal por un total de 5 millones, pero privaría al Ayuntamiento de poder obtener importantes ingresos, por publicidad, entre otros capítulos, en caso del ascenso del equipo a Segunda o Primera división.

Además ese convenido coarta las posibilidades de desarrollo de otros clubes de la ciudad, que verían vetada  “sine die” la utilización del Municipal;  Bupolsa y Real Burgos, éste último además de propiedad municipal, ya han mostrado en diferentes ocasiones su interés por disputar sus encuentros en “El Plantío”, ante las carencias de una instalación como San Amaro, que no dispone ni de aseos para la afición. “La ciudad debe apoyar a su clubes deportivos, pero no puede dar a unos todos y a otros nada. Lo público debe ser utilizado por todos, fijando unos criterios, pero no excluyendo de partida a todos”.

Los castellanistas lamentan que el Consistorio renuncie, si se llega a este acuerdo, a la gestión de la instalación, y al beneficio que se pudiera obtener tanto de publicidad estática, videomarcadores o la explotación de los locales comerciales que pueden crearse en los bajos de los graderíos.

Por último los castellanistas piden una seria reflexión sobre acuerdos de este tipo, que pueden ser  “pan para hoy y hambre para mañana”, y que causarán a la larga un perjuicio al patrimonio y a las arcas municipales.