Si hace unas semanas, el 12 de octubre, el Plante por el Tren Directo alcanzaba las cien concentraciones semanales en la Plaza Mayor de Burgos, este sábado cumplirá dos años (realmente lo hace el día 18)   para reclamar, bajo el lema ‘Tren Directo ya’, la reapertura de la línea de ferrocarril que une Madrid y Burgos pasando por Aranda de Duero. La línea férrea Burgos-Madrid por Aranda de Duero fue cerrada en 2011, desde entonces ningún gobierno ha apostado por su reapertura. Diferentes colectivos defendemos su inmediata puesta en funcionamiento. Conoce, aquí, en menos de un minuto la historia de este cierre.

La formación castellanista felicita al movimiento cívico, de diferentes colectivos, y a las decenas de burgaleses que desde hace dos años se reúnen todos los sábados para solicitar la reapertura del tren, “aunque causa cierto bochorno contar con la presencia de algunos políticos, que presuntamente apoyan la reivindicación en Burgos, pero luego no presionan para que sus partidos a nivel estatal la apoyen (PP, PSOE y Ciudadanos)”, apuntaba el Presidente Provincial en Burgos del PCAS-TC, Domingo Hernández Araico.

Ya se ha de cumplido más de ocho años y medio desde que en marzo de 2011, un desprendimiento en el interior del túnel de Somosierra dejara en su interior sepultada una bateadora de mantenimiento, y se cerrara definitivamente la línea. El Ministerio de Fomento, gobernado tanto por el PSOE como por el PP, ha mostrado su evidente y total desprecio a todo lo que signifique una reapertura, viable social y económicamente de una línea clave para la Ribera del Duero y las zonas rurales del NE de Segovia y el norte de Madrid, además, por supuesto, del resto de la provincia de Burgos.

Los castellanistas burgaleses recuerdan que el transporte de mercancías del norte de España a Madrid, por la línea Burgos-Valladolid-Ávila-Madrid supone aproximadamente 150 km más al trazado del directo Madrid-Burgos por Aranda, cifras extraordinariamente significativas cuando se habla de reducir costes de transporte y de disminuir el impacto ambiental por la emisión de gases de efecto invernadero. Por otro lado, la Autoridad Portuaria de Bilbao, junto a las Cámaras de Comercio de las zonas afectadas, ayuntamientos y diputaciones provinciales, han expresado en varias ocasiones su apoyo al mantenimiento y reapertura de esta línea férrea. Todos los estudios de la Unión Europea apuestan por el ferrocarril convencional para el transporte de viajeros y mercancías, para reducir la siniestralidad de las carreteras, las emisiones contaminantes, el cambio climático y la calidad ambiental. La formación castellanista lleva realizando acciones a favor del mantenimiento de la línea desde hace más de una década.

Los castellanistas del PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), critican la actuación de los grandes partidos estatales en esta materia. Así el PSOE, responsable de la agonía de la línea en los años anteriores al derrumbamiento del túnel de Somosierra, y de su cierre, y tras haber reivindicado en los últimos años la reapertura de la línea, cuando gobernaba el Partido Popular, no solo no ha realizado actuación alguna en este sentido, sino que ha tapiado el mencionado túnel, como muestra de su desinterés en la materia. Al mismo tiempo, el PP y Ciudadanos que ahora se apuntan al carro de la reapertura de la línea, en los últimos años han rechazado todas las enmiendas presupuestarias, algunas presentadas por los castellanistas, en el Congreso, Senado y Cortes de Castilla y León en este sentido.