Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y a pesar de algunos tímidos avances en igualdad conseguidos en los últimos lustros, las mujeres seguimos viviendo en una sociedad en la que perduran discriminaciones basadas en los papeles que tradicionalmente han sido asignados a cada uno de los sexos. Es por esto, que las reivindicaciones que se hacen desde el movimiento feminista no sólo no han perdido vigencia en la actualidad, sino que deben ser reivindicados todos los días del año.

Cincuenta y una mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año, 1.027 desde que empezaron a contabilizarse en 2003. Ante esta lacra social la formación castellanistas afirma, “que no se puede dar un paso atrás”, y que desde el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), “se seguirá mostrando todo el apoyo, a las víctimas”. La violencia hacia la mujer es la violación de Derechos Humanos más extendida a nivel mundial, “por ello da nauseas escuchar a alguna formación política, anclada en las cavernas de Atapuerca, que relativiza el problema, y parece acusar a las mujeres por ser víctimas del terrorismo machista”. “Por supuesto que hay hombres matan a hombres, mujeres a mujeres, mujeres a hombres, menores a adultos,… pero las cifras de maltrato hacia las mujeres obligan a una protección especial sobre este « colectivo » que representa el 50% de la población mundial”, manifestó el miembro del Comité Ejecutivo de los castellanistas, Domingo Hernández Araico.

Para las castellanistas, aunque el camino recorrido en España en general y en Castilla en particular, de cara a reconocer la igualdad de derechos entre hombres y mujeres ha sido intenso, en la actualidad, “nos están haciendo retroceder en alguna de las metas logradas y avanzar muy lentamente en las que aún no han llegado. No es posible, que en pleno S. XXI sigamos teniendo que justificar la lucha de las mujeres por la igualdad real, y en muchos casos la propia lucha de las mujeres por no ser asesinadas por el mero hecho de ser mujer, ni que tengamos que seguir reclamando la visibilización de las mujeres del medio rural, prácticamente invisibles a los ojos de los dirigentes políticos”, ha manifestado Marina Llópiz, responsable del Área Mujer de PCAS-TC.

Lo más grave en pleno S. XXI es la lacra social que supone la violencia de género, que acaba con la muerte de decenas de mujeres, año tras año, en España y en el resto del mundo y que lejos de remitir, se incrementa cada año con nuevos asesinatos y maltratos machistas. Desde el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) creemos que la violencia machista merece una especial atención y que debe estar presente en todas las acciones políticas y sociales, especialmente en las que tiene por objeto las políticas de igualdad. Las castellanistas hacemos un llamamiento a las instituciones para que incrementen, urgentemente, las partidas presupuestarias destinadas a prevención y protección de las mujeres maltratadas, especialmente en el mundo rural donde son mucho más vulnerables y donde los servicios sociales o la protección que pueden ofrecer los Cuerpos de Seguridad del Estado, raramente llegan de manera efectiva. Pero sin olvidar, en ningún caso, que la principal forma de terminar con esta lacra es la educación en igualdad, pues debe ser desde la escuela desde donde se fomente sin ningún género de dudas la igualdad entre hombres y mujeres, y desde donde se eduque en el respeto y en la diversidad.