Se encuentra usted aquí

Inicio

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) lleva la elevada siniestralidad de las carreteras burgalesas al Congreso y Senado.

La formación castellanista ante la indiferencia y la pasividad de las Administraciones responsables, vuelve a criticar el incremento de la siniestralidad de la red viaria burgalesa, 32 fallecidos en 2016 (incluidos los accidentes urbanos), frente a los 24 de 2015,  y reclama  medidas urgentes para eliminar puntos negros, activar las infraestructuras paralizadas o ralentizadas (AVE a Burgos, Tren Directo Madrid-Burgos, Autovías A-12 y A-11 y la liberalización del peaje de la AP-1) y modificar los presupuestos de estas administraciones para 2017 incrementando sus partidas para señalización y mantenimiento de la red viaria de Burgos. Incluso teniendo en cuenta las cifras que maneja la Dirección General de Tráfico (DGT) que excluye de sus estadísticas de siniestralidad viaria a los fallecidos en tramos urbanos, atropellos o a aquellas víctimas que mueren con posterioridad al accidente, las cifras de la siniestralidad viaria burgalesa son aterradoras: 26 muertos en 2016 (dos más que en 2015, con un incremento del 8,5%) mientras que en el conjunto de España el incremento ha sido del 2,65 y en Castilla y León se han reducido los muertos en el 8%). 

La tasa de mortalidad de las carreteras españolas es de 36 muertos por millón de habitantes en 2016, cifra que se eleva a los 50 muertos por millón de habitantes en Castilla y León, y que alcanza el triste record de 75 muertos por millón de habitantes en la provincia de Burgos en 2016, siempre con las cifras de la DGT y con un carácter repetitivo, año tras año. Para los castellanistas, el aumento del 33% en el número de fallecidos en 2016 respecto al 2015 en las carreteras burgalesas vuelve a contrastar con las estadísticas a nivel estatal, en que las cifras de muertos en carretera han aumentado un 2,6%, en 2016 respecto al 2015. Como sucede en la última década, Burgos vuelve a romper la tendencia media del resto de España, en la que aumentan los muertos en las carreteras de Burgos o cuando disminuyen lo hacen menos de la media nacional, incluso Burgos rompe la media regional, donde las víctimas se han reducido en un 14%.

Otra singularidad de la elevada siniestralidad de la red viaria de Burgos frente a lo que ocurre en el conjunto de España, radica en que mientras en el Estado la mayor parte de los fallecidos se producen en carreteras secundarias (aproximadamente un 80%), en Burgos son las vías de alta capacidad y nacionales las que acumulan el mayor número de muertos, así en 2016: siete fallecidos en la N-I, dos en la AP-1, uno en la A-62 y  cinco en la N 234.La siniestralidad de la red viaria burgalesa tiene su particularidad en ser, a juicio del PARTIDO CASTELLANO (PCAS), una provincia de gran extensión y de gran intensidad de tránsito de vehículos (muchos de ellos pesados) que la atraviesan para alcanzar sus destinos desde sus puntos de origen, originando una sobrecapacidad de densidades de tráfico en algunas vías como la N-I entre Burgos y Miranda de Ebro, con circulaciones medias de más de 10.000 vehículos diarios, de los cuales el 50% son camiones y autobuses.

Los castellanistas también acusan de responsabilidad en el alto número de víctimas en las carreteras burgalesas al fuerte recorte de los gastos de mantenimiento de la red viaria, que se encuentra a niveles de hace 30 años. Para el PARTIDO CASTELLANO (PCAS), la singularidad del comportamiento de los siniestros en Burgos se debe a la pasividad de las administraciones públicas responsables de la red de carreteras en la provincia de Burgos (Gobierno del Estado, Junta de Castilla y León y Diputación) con sus recortes en las inversiones de obra nueva y de mantenimiento en la red viaria burgalesa, a la no eliminación de puntos negros, al retraso en infraestructuras viarias que pueden mejorar la seguridad y a la disminución de los presupuestos de las administraciones en la mejora de la red vial, que han incrementado el número de víctimas mortales en las carreteras burgalesas.

Por todo ello, el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) ha traslado al Gobierno Central las siguientes preguntas para su respuesta por escrito, que permitirán el debate acerca de la gravedad y singularidad de la siniestralidad de la red viaria burgalesa:

1.- ¿Qué razones expone el Ministerio de Fomento para justificar que la siniestralidad viaria en las carreteras de la provincia de Burgos sea, año tras año, el doble que la tasa media nacional?

2.- ¿Qué justificación existe, según el Ministerio de Fomento, para que la mayor mortalidad en accidentes de carretera en la provincia de Burgos se dé en vías de alta capacidad y de titularidad estatal, en lugar de en carreteras de la red secundaria como ocurre, de media, en el resto de España?

3.- ¿Se plantea el Ministerio de Fomento la realización de una Auditoría Vial en la red de carreteras de la provincia de Burgos para analizar su altísima siniestralidad, eliminar puntos negros y realizar actuaciones que reduzcan su elevada mortalidad?

4.- ¿Se plantea el Ministerio de Fomento actuaciones en la Red Viaria de Burgos como agilizar la construcción de las Autovías Burgos-Logroño, Burgos-Aguilar y Autovía del Duero, para reducir la siniestralidad viaria en esa provincia?

5.- ¿Se plantea el Ministerio de Fomento favorecer el uso del ferrocarril como alternativa al denso tráfico de vehículos de la red de carreteras de la provincia de Burgos para reducir la siniestralidad viaria, como la reapertura del tren directo Madrid-Burgos por Aranda o la mejora en horarios y frecuencias de los trenes regionales convencionales marginaos por el AVE?.

6.- ¿Se plantea el Ministerio de Fomento actuaciones conjuntas con los principales Ayuntamientos de las Provincia de Burgos .Aranda de Duero, Burgos y Miranda de Ebro, para realizar actuaciones viarias urbanas que reduzcan la siniestralidad viaria en las calles de esas localidades, como accidentes y atropellos?

 

 

Share