Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

TIERRA COMUNERA (TC) en Toledo considera el Barrio Avanzado del Polígono un “capricho de Barreda y García-Page que pagaremos entre todos”. (Diciembre 2008). . (09/12/2008)

El tantas veces presentado Barrio Avanzado del Polígono no es más que un capricho de Barreda y García-Page que, con tal de hacerse fotos junto a grandes personajes como es el caso del arquitecto Jean Nouvel, diseñador del proyecto, son capaces de gastarse ingentes cantidades de dinero de los contribuyentes, “estirar” la Ley del Suelo para hacer que el proyecto sea “de singular interés” o forzar el cambio del POM de la ciudad cuando este acaba de ser “aprobado” (no está muy claro que sea eso lo que dijo la Orden de la Consejería de Ordenación del Territorio y Vivienda). Y todo ello para construir 2.000 viviendas en un barrio en el que se pueden construir otras 4.000 sin ningún problema y con un coste mucho menor.

 

A este partido castellanista le llama poderosamente la atención que el Gobierno de Barreda y el Ayuntamiento de Toledo esté dispuestos a cambiar la ficha del POM para esta parcela (tal como recoge el POM, en esta parcela se pueden edificar 1.448 pisos sin instalaciones comerciales o dotacionales) de forma que pueda albergar 2.000 viviendas, un centro deportivo, un CAI, un colegio, un instituto, oficinas, instalaciones sanitarias, … Además de ello, no tiene sentido calificarlo como “de interés singular”, pues la Ley del Suelo especifica que estos deben responder a infraestructuras de alcance regional (no es el caso), dotaciones de gran relevancia territorial (tampoco es el caso), instalaciones industriales, obras o servicios públicos (que tampoco se cumplen en este caso).

 

Por tanto, parece evidente que el empeño en desarrollar “a toda costa” el proyecto innecesario del Barrio Avanzado no es más que un capricho de Barreda y García-Page que al final pagaremos (más bien ya lo estamos pagando) entre todos, no sólo los toledanos sino todos los españoles, como se acaba de ver con la aportación del Ministerio de Vivienda, que seguro se pueden destinar a obras más necesarias y menos “faraónicas” que esta, más propia de un megalómano que de un buen gestor político.

Compartir publicación