Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) insiste en la mediocridad de las medidas anticrisis del Gobierno y propone un paquete de acciones concretas para salir de la crisis económica construyendo pilares de desarrollo: MEJOR JUNTOS, CASTILLA, ESPAÑA Y EUROPA. (Abril 2010). (08/04/2010)

 

En la crisis económica que padecemos actualmente, hay partidos políticos y Gobiernos empeñados en desacreditar la política cuando más falta nos hace, empeñados en desacreditar al contrario, sin darse cuenta que consiguen una desapego general de la población, poniendo así en riesgo la credibilidad de las instituciones democráticas.

 

 

Hemos vivido el periodo más largo de crecimiento económico, más de catorce años seguidos, lo que ha permitido mejorar las condiciones de vida de muchas personas. Pero diferentes sectores económicos, (banca, seguros y grandes empresas de la construcción, infraestructuras y energía) con la complicidad de los dirigentes políticos han abusado de su poder y de una visión cortoplacista al considerar al crecimiento económico como un fin en sí mismo más que como un modo de alcanzar unas mayores cotas de  bienestar para la mayoría, olvidando la inversión en I+D+i y la búsqueda de modelos alternativos de crecimiento.

 

Ni el estallido de la burbuja inmobiliaria, ni la crisis financiera internacional, ni un déficit público  disparado, con los salarios bajando, lo que trae como consecuencia la reducción del nivel de vida de los ciudadanos, han despertado la conciencia de los políticos.

 

La crisis continúa sin que seamos capaces de ver la luz al final del túnel. Una crisis en la que los culpables, tras repartirse pingues beneficios durante años, siguen a los mandos de empresas y entidades financieras, sostenidos con el dinero de todos, con un funcionamiento injusto y opaco en el que claramente se hace necesaria una regeneración y mayores mecanismos de transparencia que devuelvan la voz a los mayores afectados por la crisis: parados, trabajadores y accionistas que por otro lado se sienten poco representados por los sindicatos, por los comités de empresa o por las juntas de accionistas. Las reformas urgentes,  con las que se pretendía poner en marcha nuevos modelos económicos y de control para las malas prácticas, no llegan y se han ido diluyendo a medida que se iniciaba la “aparente” recuperación. Las reformas financieras anunciadas a bombo y platillo y que fueron calificadas por los líderes políticos como de “histórico” en la reunión del G-20 de Londres, han quedado en apenas nada; en resumidas cuentas, no ha habido prácticamente cambios en el ultimo año por la incapacidad de los países para coordinarse.

 

En las reuniones celebradas en la primavera y otoño del Fondo Monetario Internacional y en el G-20 celebrado en septiembre en la ciudad de Pittburgh, se seguía prometiendo acabar con los paraísos fiscales, controlar a las agencias de rating, limitar los bonos millonarios de los banqueros y elevar las exigencias de solvencia a las entidades financieras. Pero las reformas financieras un año después solo son promesas incumplidas. Como muestra aquí van unos ejemplos:

 “Hay que refundar el capitalismo” Nicolás Sarkozy 26/09/2008

 “Hay que regular el sector financiero para acabar con la especulación desconsiderada”. Barack   

  Obama 24/03/2009

 “Este es el principio del fin de los paraísos fiscales”  José Luis Rodríguez Zapatero 02/04/2009

 “Ha terminado la era del secreto bancario” Gordon Brown 02/04/2009

 

En pocas palabras la pretendida reforma a fondo de los sectores económicos y financieros y de determinadas prácticas que atentan contra la sostenibilidad y el bienestar social, se quedó en nada. Con sus actuaciones y actitudes, los gobernantes han renegado de uno de los principios de la tradición democrática, aquella que pone al Estado al servicio de los ciudadanos y no sólo en beneficio de los amos del poder y el capital. Los Gobiernos deben de preocuparse de la calidad del crecimiento atendiendo a su sostenibilidad y no solo a su rapidez.

 

Ahora que parece que la economía “aparentemente” empieza a recuperarse en algunos países –evidentemente los datos demuestran que no en España- es el momento de analizar las secuelas que deja la crisis económica que padecemos: más paro, empobrecimiento de las clases medias, desigualdades, descredito de las clases políticas, etcétera. 

 

Cada vez queda más claro que a los pobres, a los desempleados y a los ciudadanos de a pie, les toca pagar la crisis.

 

Para el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) está claro que ha habido y sigue habiendo una fuerte presión por parte de los poderes económicos a las autoridades para que se olviden de las reformas.

 

La crisis se está produciendo porque se ha agotado un modelo económico y porque nos encontramos ante una crisis del sistema económico. Por lo que queda claro que para salir de esta crisis no basta con planes de estímulo de la economía ni con planes de ayuda en forma de subsidios que solo aumentan la deuda y los impuestos.

 

Pero hay remedio, y para superar los problemas que está sufriendo la sociedad castellana y española, el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) propone una mayor participación ciudadana en todos los ámbitos de la sociedad incluida la política. Necesitamos la unión, el diálogo y el consenso para liderar el cambio

 

La solución para está en concretar medidas viables que permitan avanzar hacia un nuevo modelo económico que corrija las muchas deficiencias actuales, y no en la refundación de lo viejo financiando desde lo público las mismas deficiencias que nos han llevado a la crisis actual.

 

España y Castilla no se merecen la clase política que les gobierna. El castellanismo necesita repensar y redefinir con urgencia sus objetivos y rediseñar las herramientas para llevarlos a cabo. Es la hora de concretar un gran acuerdo interno sobre los grandes cambios que han de afectar a la sociedad castellana, y sobre la posición y la imagen de Castilla en España y Europa. Es la hora, también, para la política europea.

 

Los Gobiernos y los ciudadanos deben comprender y aceptar que tendremos que aplicar cambios radicales y profundos para salir de la crisis, que afectaran a nuestra forma de vivir.

 

Y es, en esa dinámica de redefinir objetivos donde el PARTIDO CASTELLANO (PCAS) viene proponiendo soluciones concretas a la crisis que padecemos al Gobierno central, Comunidades autónomas y Unión Europea.

 

Gobierno central:

 

1º- La puesta en marcha de un plan de medidas que permitan avanzar hacia un nuevo modelo productivo español, tal y como prometió el Presidente del Gobierno a los ciudadanos y tal como necesita este país. Lo puesto encima de la mesa por el Gobierno de Zapatero son solo medidas mediocres e inconexas.

Para el PARTIDO CASTELLANO (PCAS), el nuevo modelo productivo debe posibilitar a medio-largo plazo:

·        reducir la excesiva dependencia del sector terciario

·        un mayor peso en el PIB del sector industrial

·        inversiones en el sector primario para orientarlos a sectores productivos de futuro

·        planes de inversión en sectores tecnológicos avanzados y estratégicos.

·        potenciación de la I+D+i especialmente en aquella que permita el posicionamiento en los sectores estratégicos identificados

·        potenciación de la educación como foco de desarrollo y liderazgo respecto a terceros países. Inversiones para el desarrollo de centros educativos de referencia a nivel mundial.

Este nuevo modelo para una economía de mercado social y sostenible debe fijar  el papel que deben tener el Estado y los agentes sociales (empresas, sindicatos, consumidores, etc.) y lo que se quiere cambiar.

Añadiremos a esto la sostenibilidad medioambiental ante el cambio climático que debe de contribuir de forma consciente al equilibrio entre economía y medio ambiente. En una       palabra eficiencia: consumir, tendiendo a lo necesario; producir, tendiendo a  lo conveniente. 

Un pacto político entre las fuerzas parlamentarias y sociales para llevar a cabo las principales medidas. Coordinación del Plan de acción con la Comunidades Autónomas.

4º- Recorte del gasto público especialmente en cargos políticos de la administración y un plan de reducción del déficit público.

5º- La reestructuración urgente del sistema financiero para evitar su colapso.

6º- La creación de líneas para facilitar la financiación de las pequeñas y medianas empresas.

7º- Plan de medidas fiscales que garantice una distribución equitativa de la presión fiscal y no colapse la capacidad de consumo de la mayoría de los ciudadanos.

8º- Elaboración de un plan energético nacional, que reduzca nuestra dependencia energética del exterior.

Comunidades autónomas:

 

– Voluntad política para la facilitar el funcionamiento del Consejo de Comunidades Castellanas, que engloba a Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid, haciéndolo extensible a las Comunidades de Cantabria y La Rioja.

 

2º- Creación de una mesa anticrisis donde discutir propuestas y coordinar las actuaciones.

3º- Ayudas directas a las empresas para la contratación de desempleados.

4º- Desarrollo de un Programa Financiero de apoyo a las empresas, incluidas pymes,         empresarios individuales y profesionales autónomos.

5º- Un Plan de Infraestructuras compartido por  las Comunidades Castellanas para aumentar su eficacia y competitividad.

6º- Medidas para facilitar y consolidar la diversificación del tejido productivo.

7º- Creación y desarrollo de un Programa Estratégico de Crecimiento. Este Programa personalizaría el Plan Nacional y convendría actuaciones sectoriales vinculadas a las energías renovables, el turismo rural, el sector ganadero y agroalimentario, la logística y un plan de tratamiento y depuración aguas.

 

Unión Europea:

 

1º- Dotar a Europa de un gobierno económico y monetario con mayor capacidad de decisión e independencia, evitando posiciones de veto de algún país por motivos coyunturales o de interés individual.

2º- Construir un nuevo orden mundial, más justo y pluralista en el que Europa pueda hablar con voz propia

El PARTIDO CASTELLANO (PCAS) ante la gravedad y la urgencia de la situación económica que vivimos exige al Gobierno central la toma de medidas económicas urgentes en la línea de lo expuesto que faciliten a la sociedad española y castellana la salida de la crisis y afrontar un futuro más prometedor.  

 

Así mismo exigimos a los diferentes Gobiernos autonómicos, partidos de la oposición, sindicatos y patronal una urgente y fuerte cooperación que ayude a encarar la actual crisis económica.

 

http://

Compartir publicación