Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

EL PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL-PALENCIA) ELIMINARÍA LAS DIPUTACIONES PROVINCIALES.(Junio 2010). (10/06/2010)

Tras las declaraciones del Ministro de Fomento, Sr. Blanco, cuestionando el papel de las diputaciones en la sociedad actual, el PCAL-PALENCIA tiene una postura clara al respecto: Las Diputaciones Provinciales son ineficientes a la vez que un instrumento de control de poder por parte de quién las gobierna.

 

Si bien es cierto que se trata de una figura constitucional, que no puede suprimirse o crearse sin un debate de mayor calado y consenso de las grandes fuerzas políticas, no cabe duda que la gestión de las Diputaciones Provinciales evidencian un derroche de dinero público que no interesa a nadie, más que al partido y la persona que la gobierna, en primer término, y las rémoras que viven de ella, en segundo.

 

Para el PCAL-PALENCIA es inconcebible que una parte desorbitada del presupuesto de la Diputación de Palencia (50% aproximadamente) se dedique a gasto corriente, personal, calefacción, dietas, complementos, sin contemplar ni un euro de inversión.

 

Para el PCAL-PALENCIA es predemocrático que los diputados no sean elegidos directamente por los ciudadanos, y sean los propios partidos los que después de las elecciones “coloquen” a sus candidatos, teóricamente más fieles al partido, pero sin necesidad de demostrar su eficiencia y valía ante los votantes.

 

Para el PCAL-PALENCIA es paradójico que cuando la Diputación debe atender principalmente a municipios de menos de 20.000 habitantes, su Presidente y Vicepresidente, en Palencia, son cargos electos presentados en la Capital palentina.

 

Para el PCAL-PALENCIA es inexplicable como la Diputación, que teóricamente se debe al medio rural, subvenciona de manera continua a Asociaciones con sede y actividad en la capital o incluso de fuera de esta provincia.

 

Por todo lo expuesto, el Partido de Castilla y León (PCAL) en Palencia, propone lo siguiente:

 

         Reducir en cuatro años un 50% el gasto corriente de la Diputación y el número de funcionarios que se pueda, mediante la congelación de las oposiciones de acceso a la Diputación, y cubriendo la tasa de reposición de las jubilaciones con el personal ya contratado.

         Solicitar un cambio legislativo para que los candidatos a la Diputación se efectúe mediante listas abiertas.

         Ampliar los planes provinciales, de modo que suponga, al cabo de los cuatro años de la legislatura 2011-2015, el 65% del presupuesto de la Diputación.

         Reducir el sueldo del Presidente en un 30% y revisar, a la baja, el de todos los Diputados, así como las dietas y otros complementos.

         Eliminar gastos superfluos y reducir la deuda para minorar los intereses.

 

http://

Compartir publicación