Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

EL CIERRE DE GAROÑA (BURGOS) ABRE GRANDES INTERROGANTES SOBRE EL FUTURO ECONÓMICO DE LA ZONA. PCAL- BURGOS CONSIDERA UNA BURLA A LOS CIUDADANOS EL “PLAN GAROÑA”.(Julio 2011). (14/07/2011)

La Agrupación Provincial en Burgos del PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL), muestra su satisfacción tras la sentencia que certifica el cierre de la central nuclear en 2013, sin embargo la inoperancia del Plan Garoña deja grandes interrogantes sobre el futuro económico de la zona.

Desde el PCAL «lamentamos la ausencia de alternativas económicas ante el cierre de Santa María de Garoña, ni Junta, ni Gobierno central, ni mucho menos Diputación se han implicado todo lo necesario en generar un tejido económico alternativo en la zona a la Central. Todos sabíamos que Garoña tenía fecha de caducidad, si no hubiese sido en 2013, lo sería en 2017 ó 2020» manifestó el secretario Provincial del PCAL en Burgos.

PCAL-Burgos mostró, en su momento, hace dos años, sus dudas sobre las propuestas del Gobierno de Zapatero para el entorno de Garoña, «hoy recordamos las promesas, incumplidas, del Vicepresidente Chaves: inversiones de 950 millones de Euros hasta 2013 y la creación de 1.000 puestos de trabajo de los que los vecinos de Las Merindades y los mirandeses todavía no han visto un céntimo de Euro» explicó Domingo Hernández Araico, secretario Provincial del PCAL-Burgos. Por no hablar del Parador de turismo que se ha convertido en otra propuesta fantasma, nada se sabe del centro de desarrollo tecnológico especializado en procesos de desmantelamiento de centrales nucleares o del desdoblamiento de la carretera N-I, que han quedado, desgraciadamente en pura propaganda.

PCAL-Burgos exige la implicación de la Consejería de Industria de la Junta de Castilla y León y de la Diputación Provincial de Burgos, junto al Ministerio de Industria, en el rediseño y financiación del «Plan Garoña», al tiempo que reclama a NUCLENOR, empresa propietaria de la actual Central de Garoña, que contribuya al Plan de Reindustrialización con al menos 20 millones de euros, como compensación por los ingentes beneficios obtenidos por la empresa durante 40 años, por los perjuicios provocados en la zona, por el hecho de que la práctica totalidad de la producción eléctrica generada en la Central se haya destinado a usos fuera de Castilla y León, así como por la tributación fiscal por tener su domicilio fiscal y social durante lustros fuera de la provincia burgalesa.

PCAL-Burgos solicita:

• Inversiones a fondo perdido por parte del Ministerio de Industria de 200 millones de euros, a materializarse en un máximo de cuatro años (2012-2016), que junto con los de otras Administraciones (regional y provincial) y de Nuclenor, debieran alcanzar los 300 millones de euros efectivos.

• Estudio integral previo (junto a las administraciones locales de la zona y su tejido social y económico) de las potencialidades de desarrollo de Miranda de Ebro, Las Merindades y La Bureba, centradas en tres grandes bloques: el ámbito de la modernización de la calidad y rentabilidad de su sector agropecuario, la creación de industrias en los sectores de las nuevas tecnologías y las energías renovables, y la potenciación de un sector turístico de primer nivel, que utilice como vectores el extraordinario Patrimonio Cultural y Natural de este entorno.

Por último los castellanistas creen que el cierre de Garoña significará poner fin a una instalación nuclear de primera generación, obsoleta, que apenas colabora a la producción energética a nivel nacional y que sólo sirve para que la empresa propietaria obtenga grandes beneficios, a costa de un potencial riesgo. PCAL invita a abrir un debate sobre el modelo energético de España, que a juicio de los castellanistas, se debe basar en la rentabilidad económica y social, las energías alternativas y que reconozca que la energía nuclear ni es una energía limpia ni tan barata como se asegura desde la industria atómica.

 

http://

Compartir publicación