Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

EL PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) denuncia que UPyD y CIUTADANS pretenden la desaparición de más del 95% de los municipios de Castilla y León. (Febrero 2015).

Tanto los responsables de UPyD como los de Ciutadans han defendido desde hace años, e incluido en sus programas, la fusión de municipios como presunta medida de “modernización de la administración”, en la misma línea que subyacía en la Ley de Modernización y Sostenibilidad de la Administración Local del PP, aprobada en diciembre de 2013, y que finalmente excluyó, ante la presión de las instituciones locales, una de sus más contestadas propuestas: la “fusión obligatoria de pequeños municipios”. Ahora las declaraciones de los principales líderes de estas formaciones, Rosa Díez y Albert Rivera, insisten en la misma idea, apostando en el caso de UPyD por suprimir todos los municipios de menos de 5.000 habitantes, dejando los 8.112 municipios españoles en aproximadamente 1.400, mientras que Albert Rivera va más lejos, reclamando dejar en 900 los municipios españoles. Eso supondría que de los 2.248 municipios de la Comunidad de Castilla y León, quedarían reducidos a 77 (el 3,4% del total) en una medida que fundamentalmente agrede al territorio castellano y que  demuestra el profundo desconocimiento de la realidad rural y local que caracteriza a estas formaciones políticas centralistas urbanitas.

                                     

Por ejemplo en Soria y Zamora quedarían 3 municipios, el 2% de los existentes en la actualidad, 6 en Salamanca cerrando el 98% de los existentes y en Burgos quedarían 8 municipios el 2% de los actuales.

                                                      

Las consecuencias de la desaparición de la mayor parte de los Ayuntamientos existentes, para los castellanistas, no supondría ningún ahorro, pues la mayor parte de sus cargos públicos (alcaldes, alcaldes pedáneos, concejales y vocales en juntas vecinales) no perciben remuneración alguna, sino que impulsaría un notable encarecimiento en la prestación de los servicios básicos a la población rural, diseminada, aislada y envejecida, ya que habrían de ser prestados desde la lejanía y el desconocimiento, generaría un deterioro de la calidad de los servicios públicos, notables recortes en los mismos fruto de su encarecimiento, y una privatización a medio plazo. Todo ello supondría, por tanto, un impulso a los procesos despobladores en el medio rural y de éxodo de sus gentes a las ciudades, con el consiguiente deterioro del patrimonio cultural, monumental, natural, ambiental y de las infraestructuras de los pueblos.

 

La desaparición forzosa de los Ayuntamientos rurales, las instituciones más democráticas y antiguas que existen en nuestro país, supone una vulneración de la autonomía local, la expropiación de sus vastos patrimonios públicos y comunales, la enajenación a sus vecinos del derecho fundamental de decidir colectivamente como gestionar su vida municipal.

 

Para el PARTIDO CASTELLANO “ TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) las razones que esgrimen Rosa Díez y Albert Rivera para justificar esta propuesta, como «garantizar la viabilidad de los ayuntamientos», «mejorar la prestación de los servicios públicos», o «ahorrar costes», son una mera patraña, ya que el nivel de endeudamiento de los consistorios en España, no guarda relación con su tamaño (hay pequeños ayuntamientos muy saneados y otros muy grandes que no pagan ni a sus empleados públicos), mientras que el número de ayuntamientos no garantiza ni racionalidad ni calidad de vida, puesto que Francia, con 36.000 ayuntamientos (España tiene 8.000) es el paradigma de la conservación del medio rural y de la calidad de vida en los pequeños pueblos.

 

La desaparición de los pequeños municipios en Castilla y León no garantizará ahorro (la mayoría ya cuentan con servicios mancomunados de aguas, residuos, transporte, etc… sus servicios de secretaría y administración están compartidos, y las propiedades de cada pueblo deberán ser gestionadas de manera individualizada: montes, cotos, etc…) y salvo que se pretenda la desaparición física de los núcleos de población, la prestación de los servicios públicos se hará más cara y burocrática, así como de peor calidad y menos democrática, cuanto más lejos de realice. Lo que si conseguirá la desaparición de los municipios, será dar un golpe definitivo a la viabilidad del Medio Rural castellano. Siendo la lucha contra la despoblación y el envejecimiento, la prioridad del campo castellano, la eliminación de Ayuntamientos y de Partidos Judiciales, solo conseguirá liquidar instituciones con fuerte raigambre social (más de mil años de historia) y agudizar el fenómeno del exterminio del medio rural de Castilla y León. Los pueblos no han causado la crisis.

 

Para  El PARTIDO CASTELLANO “ TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) resulta un sarcasmo que partidos como UPyD o Ciutadans, una de cuyas principales propuestas electorales es la desaparición de los pequeños municipios, presente candidaturas en los mismos, por ello, los castellanistas reclaman de todos aquellos defensores de un Medio Rural Castellano Vivo un BOICOT ACTIVO que impida que partidos anti-municipios y mata-pueblos engañen a los vecinos de municipios y pedanías, para conseguir votos que finalmente se utilizarán para suprimir sus ayuntamientos y su autonomía y democracia local.

 

Los castellanistas hacen una apuesta decidida por el Medio Rural Castellano, por la vida en sus pueblos, por defender sus instituciones democráticas: ayuntamientos y juntas vecinales, por la mancomunación de municipios como ámbito colaborativo para la prestación de servicios que exceden el límite municipal, por la recuperación de la gestión de las propiedades públicas y comunales, y por la adopción de medidas claras de “discriminación positiva” hacia quienes han hecho la opción de vivir en el campo, con rebajas impositivas a la inversión en actividades económicas, con prestación de servicios de igual calidad al medio urbano, con cesiones de viviendas y opciones laborales a quienes se trasladen al campo.

 

 

Compartir publicación