Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

PARTIDO CASTELLANO (PCAS) y SOMOS ANDALUCES firman la Declaración de Despeñaperros en la que reclaman un España plural e igualitaria.

DECLARACIÓN DE DESPEÑAPERROS

De forma reciente, en un texto programático de una formación política leíamos: “Los procesos de descentralización propuestos en el Titulo VIII de la constitución española a lo largo de las tres últimas décadas ha revelado que es imprescindible una reformulación del modelo Territorial, para que todas las naciones, comunidades políticas y territorios puedan encontrar su encaje dentro de España si así lo deciden”. Se trata de una manifestación inquietante, por cuanto establece una diferencia de partida entre los distintos territorios de España. Desde posiciones opuestas del espectro político nos llegan, por su parte, mensajes a favor de la recentralización. En respuesta a ambos, y ante el proceso inminente de reforma constitucional que se abre, el Partido Castellano, y Somos Andaluces quieren hacer pública la siguiente declaración, invitando a las formaciones políticas de los distintos pueblos de España a sumarse a la misma:

 

Ha llegado el momento de revisar el sistema territorial amparado por la constitución española del 78. Se intentó entonces dotar al estado de un sistema descentralizado, y si bien es cierto que garantiza un cierto autogobierno a los territorios, queda muy lejos de la estructura federal que requiere un verdadero estado plurinacional. Las carencias del texto de 1978 son quizá entendibles en el momento y circunstancia en el que se escribió esta constitución, pero han llevado al país a una situación claramente injusta. Es hora de corregir sus defectos en lo referente a la organización territorial de España.

La constitución vigente no ha sido capaz de dar respuesta de forma eficaz y lógica a la verdadera estructura histórica del país. Es el momento de poner fin al actual estado de las autonomías. Sin dejar de reconocer los avances que ha supuesto para la descentralización del estado, es evidente que ya ha dado todo lo que podía. El sistema autonómico está hoy desfasado y queda lejos de lo que la sociedad requiere para sus territorios. La reforma territorial es un requisito básico e inaplazable para un futuro de mayor cohesión y prosperidad en común, tanto en lo social como en lo político, cultural o económico. Pero un estado plurinacional debe construirse desde abajo hacia arriba y no, como se intenta otra vez en estos momentos, desde el poder central y de espaldas a algunos pueblos de España. El texto del 78 nació con esa carencia y todo lo que se construya sin tener en cuenta a todas las naciones de España la perpetuará. Una constitución reformada que no contemple la estructura territorial histórica del país no podrá ser asumida por muchas fuerzas políticas, que deberán así continuar la lucha por un nuevo texto que lo reconozca.

Castellanistas y andalucistas, dos de los pueblos relegados en la constitución del 78, asumen la responsabilidad de alzar la bandera de nuestras respectivas tierras. Partimos de la base de que contamos con la autoridad social y política para hablar en nombre de nuestra gente, y de que nos corresponde tomar la vanguardia para conducir a nuestros pueblos a los mayores niveles de libertad y prosperidad posibles.

 

Castellanos y andaluces suponen una parte fundamental del país por extensión y población, sumando ambos más de 20 millones de habitantes y el 55% del territorio de España. Sería un grave error abrir el debate territorial de espaldas a esta realidad, al margen incluso del peso electoral actual de las fuerzas nacionalistas en estos territorios. Si no se tiene en cuenta a Castilla, y Andalucía como nacionalidades históricas, cualquier nuevo texto constitucional devendrá inaceptable.

 

Hacemos un llamamiento a las fuerzas políticas, sociales y culturales de todos los territorios de España, a sumarse a este esfuerzo de reforma territorial, para construir una España plural e igualitaria para todos, y que conjuntamente con Andalucía y Castilla reclamen que cualquier modelo territorial que se diseñe respete las singularidades de cada pueblo y sea consensuado entre todos.

A partir de ahora, Partido Castellano y Somos Andaluces, como fuerzas representativas de estos territorios históricos relegados, nos comprometemos a trabajar de forma conjunta para evitar que Castilla y Andalucía sean de nuevo relegadas, y a extender este compromiso al resto de fuerzas políticas con o sin representación parlamentaria. 

 

 

Compartir publicación