Ante las últimas noticias aparecidas en los medios de comunicación, tanto locales como regionales, Tierra Comunera (TC) ha puesto una denuncia ante la Fiscalía para que determine si los hechos expuestos a continuación son constitutivos de delito.

En opinión de Tierra Comunera existen serios indicios que hacen pensar que o bien D. Jaime Herrero o el Consistorio Municipal pueden haber incurrido en algún tipo de delito.

Por un lado, el hecho de que D. Jaime Herrero Moro sea copropietario legítimo junto a otros familiares a través de sociedades (Inbroser y Urbanas Agrupadas) de numerosas parcelas a ambos lados de la ribera del río Carrión, y a su vez, haya sido concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Palencia durante el período 1999 y 2003, y que fuera durante ese mandato cuando se inició el proceso de renovación del Plan General de Ordenación Urbana, concretamente en el año 2001, hace sospechar a Tierra Comunera (TC) que D. Jaime Herrero ha podido obtener información privilegiada, durante el período anteriormente aludido, para el beneficio, desarrollo, consolidación o promoción de sus participaciones en dichas sociedades.

Así mismo, y aunque el Ayuntamiento de Palencia encargó un informe a la Secretaría General del mismo para determinar si existía incompatibilidad entre el cargo de concejal y el de propietario de numerosos terrenos, determinándose que no existía incompatibilidad , Tierra Comunera (TC) considera que ese informe debe ser revisado pues entendemos que dichas actividades, la de concejal y propietario, son manifiestamente incompatibles, sobre todo cuando se es el responsable de la elaboración del máximo documento de planeamiento urbanístico de la capital, como es el PGOU.

En Tierra Comunera, también se cree necesario realizar un estudio del propio PGOU, para determinar si el desarrollo del mismo, y sobre todo en lo que respecta a la recalificación de suelo a la otra margen del río Carrión, atendido a criterios de racionalidad urbanística o de intencionalidad. Pues cabe recordar que la recalificación del suelo en dicha margen del río, se ha hecho atendiendo a criterios de baja densidad, teóricamente para preservar el entorno, lo ha generado mucha polémica social pues se ha recalificado unas zonas y otras no. Curiosamente las del señor Jaime Herrero si.

Con esta acción Tierra Comunera (TC) no pretende condenar ni desprestigiar a nadie, sino ejercer el derecho y el deber que todo ciudadano tiene cuando considera que determinadas actuaciones pueden ser constitutivas de delito. Más aún cuando en todo el territorio nacional, existen multitud de casos de especulación urbanística íntimamente ligados a la política.
Desde Tierra Comunera en Palencia, un partido político “amateur”, no estamos dispuestos a consentir que se desprestigie el noble arte de la política, porque cuatro desalmados intenten lucrarse a costa de la política y la honorabilidad de quienes la desarrollamos honradamente.