Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

TIERRA COMUNERA RECLAMA AL GOBIERNO QUE INCLUYA LA LIBERALIZACIÓN DE LA AP-1 EN SU PLAN DE SUPRESION DE PEAJES DE AUTOPISTAS. (Dic`05). . (23/03/2006)

La Agrupación Provincial de TIERRA COMUNERA (TC) en Burgos reclamará al Gobierno Central que incluya la liberalización del peaje del tramo Burgos-Miranda de Ebro de la autopista de peaje AP-1, en su Plan de supresión del peaje de determinadas autopistas existentes en el Estado Español; en este sentido esta formación castellanista exigirá que el ejecutivo que preside Rodríguez Zapatero destine al tramo burgalés de la AP-1 parte del fondo que para esta finalidad se ha creado en los Presupuestos Generales del Estado para 2006.

Desde TIERRA COMUNERA (TC) se observa con preocupación las intenciones del gobierno central de dedicar este fondo especial del rescate de concesiones de autopistas de peaje para actuar exclusivamente en tramos de Cataluña, con la excepción de sendos tramos más existentes en Aragón y Galicia (las tres comunidades gobernadas por el Partido Socialista), y exige que se apliquen criterios de equidad en todos los territorios del Estado para proceder a la financiación por parte del Estado del rescate de concesiones de autopistas. Esta formación comunera considera que la aplicación exclusiva de este Fondo Especial de Rescate de peajes de autopistas a vías existentes en Cataluña, supondría un agravio inasumible por parte de la ciudadanía castellana, que verían como deben pagar directamente los peajes de la AP-1 y otras autopistas existentes en Castilla y León, mientras que se utilizan los recursos que generan sus impuestos para liberar los peajes de las autopistas catalanas.

TIERRA COMUNERA (TC) recuerda que el tramo Burgos-Miranda de Ebro de la N-I constituye el único trayecto de la red radial del estado que no está convertido en autovía, siendo su siniestralidad, la mayor de toda Castilla y León, y uno de los trayectos de mayor accidentabilidad del conjunto de España. Así mismo, los castellanistas consideran que este tramo ya está sobradamente amortizado por parte de la empresa concesionaria, que accedió a su explotación por el Decreto 1736/1974, ¡hace más de treinta años!, habiéndose prorrogado su concesión ¡hasta el año 2017!.

TIERRA COMUNERA (TC) estima que, junto a lo prolongado de la citada concesión, la sobrada amortización de la misma, la peligrosidad de la vía alternativa existente (tramo N-I entre Burgos-Miranda), y la importantísima densidad de tráfico que soportan entre Burgos y Miranda, tanto la N-I como la AP-1, urge la inclusión de la liberalización de la AP-1 entre los peajes a suprimir en 2006 por el fondo creado por el Gobierno Central.

Finalmente, los castellanistas también recuerdan que dado el grado de saturación de estas vías, el gobierno central debiera incluir en el PEIT (Plan de Infraestructuras del Transporte), la conversión en autovía del tramo Burgos-Miranda de la N-I, y la solución satisfactoria de los accesos a las localidades de La Bureba, en el horizonte 2010, en que las densidades de tráfico previstas son materialmente insoportables por las vías actualmente existentes.

Compartir publicación