El pasado sábado 1 de febrero dimos el pistoletazo de salida a los actos del V Centenario de la Guerra de las Comunidades, con la celebración en Toledo del tradicional Homenaje a los Comuneros Toledanos, centrado en la figura de María Pacheco, una de las grandes olvidadas de la historia.

El silencio total y absoluto por parte de las administraciones locales o autonómicas en un aniversario que sería celebración “por todo lo alto” en cualquier otro lugar europeo, no es sino un aliciente más para que desde el PCAS-TC no desfallezcamos en la celebración y la reivindicación de la Primera Revolución Moderna de la historia, que se adelante más de 200 años a la Revolución Francesa y que supone un hito histórico en Castilla, en España y en Europa.

Pese a que el Presidente de la Junta de Comunidades de CLM prometió siendo aun alcalde de la ciudad de Toledo que celebraría estos 500 años comuneros, que la actual alcaldesa se comprometió a recordar estas fechas históricas para la ciudad o a tener instalada una estatua a María Pacheco antes de 2019, o a que las Cortes de Castilla-La Mancha firmaron un protocolo de actuación junto a las Cortes de Castilla y León y la Asamblea de Madrid para celebrar conjuntamente los hechos históricos de las Comunidades, lo cierto a día de hoy es que nada de esto se ha cumplido y que no existe calendario ni visos de ninguna celebración oficial.

En esta ocasión, como viene siendo habitual en los últimos años, los castellanistas incidimos en la reclamación de homenajear a María Pacheco con una estatua en su honor, que desde PCAS-TC se lleva solicitando más de treinta años. Por este motivo, continuaremos recordando a la alcaldesa Milagros Tolón que cumpla sus palabras del mes de marzo de 2015, durante la inauguración de la estatua de D. Juan de Padilla, cuando prometió que durante la pasada legislatura se «hará justicia» a María Pacheco y que Toledo «rendirá homenaje a su figura como personaje importante en la historia de Castilla y de la capital regional».

Los Actos del Homenaje comenzaron a las 12:00 de la mañana, en la toledana Plaza de Zocodover, que volvió a ser el centro de las reivindicaciones castellanistas y concentró buena parte de los actos del XXXII Homenaje a los Comuneros toledanos, que cada año organiza el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC).

La mañana comenzó con el ya típico chocolate con bizcochos que los miembros del PCAS-TC reparten entre los asistentes para mitigar la fría mañana toledana, y continuó con actuaciones de folclore castellano, danzas y bailes tradicionales castellanos y música de dulzainas y cajas, junto con unas breves intervenciones políticas en la propia Plaza de Zocodover, coordinadas por Manuel Soriano, Presidente Nacional del (PCAS-TC), en las que se reclamó la presencia y el reconocimiento de Castilla en el debate sobre la plurinacionalidad de España que vuelve a estar abierto en medios políticos, evitando nuevamente la marginación de los castellanos en el proceso de reforma del sistema político que España precisa, así como planes de emergencia para luchar contra la feroz despoblación rural que afecta a la mayor parte de las Comarcas Castellanas o el tantas veces reclamado fin del Trasvase Tajo-Segura.

Tras el recorrido de un pasacalles festivo y reivindicativo por las calles de Toledo, los asistentes nos desplazamos hasta la Plaza de Padilla, donde tuvo lugar una Ofrenda Floral en la plaza donde se hallaban las casas de la familia Padilla y Pacheco, y donde desde hace unos años se alza la escultura a Juan de Padilla tantas veces reclamada por los castellanistas toledanos. Por este motivo, la reclamación principal de este acto giró nuevamente en torno a María Pacheco, heroína toledana de las Comunidades y esposa de Juan de Padilla, que aún no ha recibido el homenaje y la escultura que merece en su ciudad. Una escultura que la alcaldesa de la ciudad prometió instalar en su honor.

El Partido Castellano-Tierra Comunera reivindicó una vez más la figura y las ideas de la primera revolución moderna de la historia, la necesidad de que Castilla esté presente en el debate territorial español, y la urgencia de abordar los problemas de la España Vaciada, que principalmente son los problemas rurales de Castilla y de Aragón.

Gracias a todos los que asistieron a este Homenaje, especialmente a los amigos de Chunta Aragonesista y de Recortes Cero, a los Dulzaineros Los Miguelitos y las chicas que bailan y animan la fiesta desde hace años.