Sorpresa, estupor, asombro, perplejidad,… a los responsables del PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) en Burgos se les acaban los adjetivos ante la actuación municipal ante la abundante y habitual caída de ramas, algunas de gran tamaño, en la Ribera del Vena, en su Parque Lineal.

La medida de choque del Consistorio no es otra que colocar un par de carteles donde se indica lacónicamente, “Caída de ramas”.  Para la formación comunera, “esta acción resultaría cómica, si no psuiera en riesgo a cientos de personas a diario, la zona ha aumentado en estas fechas de desconfinamiento, exponencialmente su uso lúdico”.

Ya en marzo de 2018 los castellanistas se dirigieron al Ayuntamiento de Burgos solicitando una actuación inmediata en los árboles, chopos en su mayoría, que jalonan el Río Vena a su paso por el Parque que lleva su nombre.

Desde entonces la situación ha empeorado progresivamente. Los comuneros burgaleses han localizado al menos una veintena de árboles gravemente enfermos, que presentan un serio peligro para la ciudadanía. Ejemplares secos u otros plagados de hongos,… se ha convertido en habitual encontrar ramas caídas, o ejemplares partidos en el suelo, cada vez que las rachas de viento son algo elevadas.

El estado en el que se encuentra el Parque Lineal evidencia, a juicio de la formación castellanista, una vez más, “una ausencia total de mantenimiento, que durante años, por parte del Consistorio de las grandes zonas arbóreas del municipio.

Desde el PARTIDO CASTELLANO –TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), se vuelve a solicitar una actuación selectiva, que elimine los ejemplares enfermos y secos, pode los que todavía tienen vida, y se vaya regenerando inmediatamente la arboleda de la ribera del Río Vena, una intervención que no requiere maquinaria pesada ni grandes presupuestos, sólo voluntad. Llevando a cabo la “política de 2×1”, plantar dos ejemplares por cada árbol talado.

La coordinación entre el Consistorio y la Confederación Hidrográfica del Duero, debe de ser inmediata en esta zona, uno de los espacios verdes de la ciudad más usados por la ciudadanía. En la actualidad miles utilizan el extenso paseo junto al río Vena para realizar deporte, pasear a sus mascotas, caminar o desplazarse por el carril bici, cuya escasa iluminación también denunciaron los castellanistas en su momento.

Ahorro energético

Por cierto, desde el PCAS-TC se lamenta, que durante este largo periodo de confinamiento, el Ayuntamiento no haya apostado por el ahorro energético, suprimiendo la iluminación de decenas de pistas deportivas y parques infantiles al aire libre, y de haber recortado drásticamente la iluminación de los momentos de la ciudad, que prácticamente nadie puede contemplar.