El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) lamenta las pérdidas humanas causadas por la actual pandemia y se une a los ánimos de apoyo para los profesionales sanitarios y otros servicios públicos. Merecidos reconocimientos tienen estos trabajadores que están luchando por tratar de limitar el impacto de esta crisis pese a la limitación de medios con los que cuentan para hacer su labor.

Uno de estos medios es el Hospital Universitario de Guadalajara, cuya ampliación se propuso hace varios lustros. Pese a que es el centro de referencia hospitalario para una población que va camino de duplicarse en este periodo (260.441 habitantes en el último censo de 2019), el hospital sigue contando con unas instalaciones similares a las que tenía en 1982 (entonces con 143.124 habitantes en la provincia).

Para el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) hay una carencia de voluntad de todos los gobiernos autonómicos, tanto de PSOE como de PP, por finalizar la ampliación del hospital. Año tras año se han mantenido las instalaciones actuales en un estado de obra continua, lo que ha empeorado si cabe la calidad del servicio prestado, para colmo de la paciencia de profesionales, pacientes y familiares.

El cruce de acusaciones entre partidos, ayuntamiento y gobierno autonómico han ido tratando de desviar la atención de un problema que ha terminado por estallar con la pandemia. Informaciones contradictorias, la gestión del aparcamiento, los accesos y otros temas secundarios han cubriendo los vacíos en los avances de obra sobre el nuevo hospital. El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) considera estos asuntos nimiedades al mirarlos con retrospectiva: ¿para qué tantas denuncias y polémicas si la principal pieza del rompecabezas, como es el nuevo hospital plenamente operativo, no se ha convertido en una realidad?

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se cree que el compromiso de los políticos con el Hospital Universitario de Guadalajara ha estado siempre por detrás del interés por sacar rédito a sus propios partidos: durante todos estos años se han llevado a cabo ampliaciones y construcciones de otros hospitales en Castilla-La Mancha, lo que evidencia una existencia de liquidez (y que en parte procedía de fondos europeos). Sin embargo, al Hospital Universitario de Guadalajara y los vecinos que lo tenemos como referencia, se nos ha marginado, cuando no derivado por falta de medios, a los de Toledo, Ciudad Real u otros hospitales privados de Madrid.

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) espera que las últimas noticias del presidente autonómico Emiliano García-Page sobre la puesta en marcha de todo el complejo hospitalario de Guadalajara el próximo año se transformen en realidad y no tengamos que lamentar que otra crisis sanitaria vuelva a cogernos con un hospital sin terminar y sin dotación de equipos ni personal suficientes.