La formación castellanista observa con tristeza la situación que vive la asociación ASPANIAS.

A juicio del PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), “llegados a esta situación se necesita una actuación inmediata para salvar una entidad, clave en el tercer sector y la asistencia a personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo”.

Los comuneros urgen la convocatoria inmediata de una mesa que siente a todas las partes implicadas en la crisis, empresa, empleados, familiares, directivos, en la que las instituciones burgalesas (Diputación, Ayuntamiento de Burgos y Junta de Castilla y León), medien en busca de una solución a la difícil situación y la crisis institucional que sufre ASPANIAS.

Para el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), “la provincia no puede prescindir de una asociación que ha sido referente durante años, y es responsabilidad de todos luchar por su pervivencia”.

Entre las medidas propuestas por los castellanistas se sugiere, la realización de una auditoría externa para conocer la verdadera situación económica en este momento, diálogo con los empleados, en caso de ser necesario un plan de ajuste temporal de emolumentos, conocer las ayudas que pudieran llegar desde las administraciones para salvar las actuales dificultades económicas. “Es momento de sentarse a trabajar, ya llegará el momento de dirimir responsabilidades, ahora lo primordial es no dejar a decenas de empleados en paro, y sembrar la incertidumbre en las familias”.

Por último desde el PCAS-TC se muestra el total respeto a la jornada de huelga convocada para septiembre, aunque desde los castellanistas, “se espera que la propuesta comunera prospere y el entendimiento salve ASPANIAS”.