El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) ante el agravamiento del fenómeno de despoblación y de envejecimiento en las comarcas rurales castellanas, y ante la absoluta ineficacia de las actuaciones aplicadas por el Gobierno Central y la Junta de Castilla y León en esta materia, que tras décadas de anunciar nuevos programas y agendas, no han servido ni para fijar población, ni para mejorar la calidad de la prestación de los servicios públicos, ni para crear actividades productivas sostenibles en el tejido rural, se ha dirigido al Presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco y a la Ministra de Transición Ecológica y reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, para urgir a las diferentes administraciones públicas a adoptar propuestas novedosas para atraer nuevos pobladores al medio rural, iniciando un proceso de “Repoblación Activa” ya que la mayor parte de las comarcas castellanas afectadas por la despoblación y el envejecimiento carecen de recursos demográficos, sociales y económicos endógenos suficientes para garantizar el rejuvenecimiento e incremento de su población.

Las últimas previsiones demográficas conocidas esta semana son absolutamente demoledoras, a juicio de esta formación castellanista; la provincia de Burgos perderá casi 25.000 habitantes en 15 años según las previsiones del Instituto Nacional de Estadística (INE), al tiempo que la disminución de residentes en Castilla y León en el mismo periodo será de unos 240.000, el 10% de su población actual, la mayor cifra de toda España, mientras que en el conjunto de España los habitantes subirán en un millón de personas. Los datos son cada vez más alarmantes y en muchos casos irreversibles para el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC): Castilla y León tiene hoy la misma población que en 1900, mientras que en ese periodo, España la ha multiplicado por tres. Si vemos la evolución reciente, Castilla y León contaba con 2.550.000 habitantes hace 10 años; una década después cuenta con 2.400.000 con una pérdida de 150.000 residentes.

El fenómeno, aunque ya afecta a las capitales provinciales, es mucho más grave en el Medio Rural; los castellanistas recuerdan que la Castilla Rural ha pasado en 60 años de 4 millones habitantes a poco más de 1 millón, se han cerrado más de 4.000 escuelas rurales, y la población en los núcleos rurales de menos de 200 habitantes, supera el 50% de mayores de 65 años. Gran parte de las comarcas rurales castellanas poseen una densidad de población inferior a 10 habitantes por kilómetro cuadrado: auténticos desiertos demográficos. Hoy el Medio Rural Castellano es un geriátrico a cielo abierto… dentro de poco solo un cementerio.

Ante esta situación la pasividad, incapacidad y total ausencia de compromiso de las administraciones responsables: Gobierno Central, Junta de Castilla y León y Diputaciones Provinciales, es indescriptible. En su enésimo ejercicio de esterilidad, hace diez años, PP y PSOE en Castilla y León impulsaron la “Agenda para la Población de Castilla y León 2010-20”, que ahora culmina… con el enorme “éxito” de conseguir perder 150.000 habitantes y cuyo máximo órgano de trabajo, el Consejo de Políticas Demográficas, se reunió por última vez el 8 de Junio de 2008, hace casi treinta meses. Por su parte, el Gobierno Central, creó el Comisionado del Gobierno para el Reto Demográfico en Enero de 2017, hoy Secretaría General para el Reto Demográfico, que incluso da nombre parcial a un Ministerio, y que tras tres años y medio de funcionamiento, carece de organigrama, estructura, prepuestos y ha sido incapaz de aprobar la “Estrategia Nacional para el reto Demográfico” tras años de promesas y aplazamientos.

Ante el absoluto olvido político del problema de la Despoblación Rural en la España Vacía por parte de la clase política y el fracaso de todas y cada una de las medidas, propuestas y planes que periódicamente presentan Diputaciones, Junta de Castilla y León, Gobierno Central o los partidos políticos mayoritarios, los castellanistas urgen un Programa de Repoblación Rural, que utilizando propuestas activas, busca captar nuevos pobladores para las comarcas más aquejadas por el envejecimiento y el éxodo de sus gentes.

Los castellanistas recuerdan la urgencia de incluir ambiciosos programas de Repoblación Rural, que incluyan transformación digital del territorio, proyectos de economía verde, sostenibilidad y energías renovables, tal y como señala la Unión Europea, en la Agenda gubernamental de España y de Castilla y León para la reconstrucción en la era post-Covid19 y en los paquetes de trabajo para optar a los 140.000 millones de euros que la Unión Europea destinará a España. Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se alerta y recuerda que en la anterior crisis 2008-2015, Castilla y León, con los jóvenes mejor formados del Estado lideró el triste ranking de emigración juvenil a otras partes de España y al Extranjero, la mayor parte de los cuales no regresaron.

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), concentran las políticas de “Repoblación Activa” en la Comunidad de Castilla y León en aspectos básicos como poner a disposición de los repobladores el Patrimonio Inmobiliario Público Infrautilizado en las locales rurales (viviendas, locales, naves, etc…) propiedad de Ayuntamientos, Diputaciones y Administración Regional y del Estado, favorecer el asentamiento voluntario de empleados públicos de las diferentes administraciones en localidades rurales, facilitando alojamiento gratuito y primas salariales por residir en el Medio Rural vacío, mejorar la conectividad entre las ofertas económicas y de residencia, en los ámbitos rurales y las demandas de potenciales pobladores “neorurales” de ámbitos urbanos, aprovechar mucho mejor las Iniciativas Europeas para la repoblación Rural, cofinanciar cualquier iniciativa empresarial o de creación de empleo en las Áreas Despobladas, especialmente en los sectores de desarrollo endógeno estratégico (medio ambiente, energías renovables, servicios sociales a la población, recursos del territorio, turismo y patrimonio cultural, etc…), aprobar un Procedimiento simplificado de Gestión Administrativa en Pequeños Ayuntamientos, Entidades locales y Mancomunidades que garantice que el escaso personal administrativo existente no dedique sus tareas solo a gestiones burocráticas, priorizar la ubicación de las Actividades Económicas y Empresariales de Administraciones Públicas y Empresas con participación pública en el medio rural de las Comarcas vacías, apoyar de forma incondicional a la Escuela Rural; ni una escuela cerrada más; diseño de un plan de urgencia para aquellas localidades que vayan a bajar de seis niñ@s escolarizados, con medidas extraordinarias para la captación de familias con menores; programar un plan de reapertura de escuelas rurales y de captación de familias con menores en los territorios más afectados por la despoblación rural, garantizar el acceso a las Nuevas tecnologías en todo el Territorio Rural de las comarcas vacías, en especial del Internet rural de calidad profesional, la telefonía móvil y las señales de radio y televisión y cubrir una prestación de calidad de los Servicios Sociales, Culturales y Deportivos en todas las comarcas afectadas por la despoblación.