Mientras buena parte de la ciudadanía está sufriendo las drásticas medidas implantadas por los diferentes gobiernos, el Ayuntamiento de Burgos y su máximo dirigente está más pendiente en el intercambio de “cromos” y de nóminas municipales con su nueva pareja de baile, Ciudadanos, que en minimizar los efectos de la crisis económica en la población.

La formación castellanista solicita al Ayuntamiento de Burgos, que se ponga manos a la obra, y elabore en colaboración con las diferentes asociaciones de comerciantes de la ciudad una verdadera Plataforma de venta y distribución por Internet.

Los nuevos hábitos de consumo denotan un imparable ascenso del comercio por la red, y el pequeño comercio debe adaptarse a esta tendencia. Por ello los comuneros burgaleses solicitan al Consistorio, deje de gastar el dinero en acciones insustanciales y cree un nuevo

“ecosistema de consumo en Burgos”, basado en un Portal que aglutine al pequeño comercio burgalés, con la venta de productos por Internet, con servicio de entrega a domicilio.

La actual situación, que promete alargarse en el tiempo, debe de servir para que la administración local, canalice y aglutine las iniciativas, poco desarrolladas, ya implementadas por el propio Ayuntamiento, Asociaciones y la Junta.

“Las administraciones deben esforzarse por impulsar el comercio electrónico de nuestro comercio tradicional, en caso contrario el consumidor se verá abocado a comprar a las grandes plataformas de internet, en manos de grandes empresas de distribución”.

La idea de PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) pasa por crear un gran portal de ventas, constituido por todos aquellos comercios que quieran sumarse, que garantice unan pasarela de pago seguro, con una política flexible de devoluciones y

cancelaciones, un estricto protocolo de seguridad, y un sistema de reparto acorde con las nuevas tendencias, que al menos en la ciudad debiera de ser casi inmediato.

Ante los grandes cambios que se están produciendo en los hábitos de los consumidores, el Ayuntamiento debe de capitanear la evolución de nuestro pequeño comercio, para que la clientela moderna encuentre en su comercio de cercanía la respuesta que están esperando.