El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) ha solicitado formalmente al Ayuntamiento de Burgos la realización de dos glorietas y la finalización de otras dos.

La primera de ellas iría ubicada en el final de la Av. Castilla y León, en la intersección con Carretera de Poza. Los dos carriles quedan reducidos a uno, para posteriormente unirse peligrosamente a la Carretera Poza, en las cercanías del Instituto y la Residencia de ancianos. La implementación de esa actuación redundaría en una considerable mejora de la seguridad, y en la fluidez del tráfico.

Otra de las peticiones de los castellanistas, realizada hace ya tres años, es la mejora de la entrada a la planta de Kronospan en Castañares.

El constante y elevado tráfico que soporta la vía, la carretera Nacional 120, que no se verá reducido, al menos en una década, hasta que se finalicen las obras, aun no comenzadas, de la futura autovía A-12, hacen que la entrada y salida a la planta de Kronospan, se convierta en muy peligroso. “Sólo hace falta pasarse a cualquier hora para ver como un camión articulado intenta salir dirección Burgos, o el colapso producido por otro mientras aguarda a entrar en las instalaciones de la maderera. Al constante trasiego de camiones, se suma la salida y entrada de vehículos particulares, y de otros automóviles que realizan diferentes trabajos en la empresa”.

Ante esta situación los comuneros solicitan al Ayuntamiento de Burgos, Ministerio de Fomento y Empresa, a que articulen alguna medida para reducir el riesgo de accidente en dicho tramo del barrio de Castañares. Entre las medidas propuestas por los castellanistas se encuentra la instalación de un semáforo a la salida de la industria de fabricación de tableros, algo que es habitual en algunas empresas importantes del polígono de Gamonal, regulación semafórica que, coordinada con la ya existente, no debiera causar mayor incidencia en el ya denso tráfico de sufre la pedanía burgalesa. Otras alternativas complementarias, podrían ser la construcción de una raqueta, que facilite el cambio de sentido de los vehículos articulados, o la construcción de una glorieta. Según lo publicado, la propia empresa se comprometió a asumir los gastos de la misma.

Por otro lado la formación castellanista también denuncia la ausencia de iluminación, y deficiencia de trazado de la “Glorieta del Aeropuerto”. Prácticamente desde su construcción se detectaron carencias en su trazado y se prometió iluminación, sin embargo diez años después, no se ha ejecutado ninguna mejora. Nos encontramos con peraltes invertidos, carriles de salida de la vía excesivamente cortos, incluso sorprendentes pasos de cebra, en una vía de este tipo.

Por último, el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) solicita al Ayuntamiento que urbanice y ajardine la Glorieta de Los Comuneros, en la Av. Castilla y León, que lleva más de una treintena de años esperando a ser urbanizada correctamente, todavía la atraviesan dos carriles cortados al tráfico, y la señalización es poco apropiada.