El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) en Burgos muestra su profunda preocupación por la denuncia que tramita el Juzgado de Instrucción nº1 de Burgos contra el Alcalde de Burgos Daniel de la Rosa y todos los miembros de la Junta de Gobierno por la presunta comisión de un delito de prevaricación administrativa, “que el Juzgado haya decidido incoar diligencias previas, y que investigue a los concejales hace suponer que hay serias posibilidades de que exista delito”.

La denuncia busca aclarar la actuación del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Burgos, en manos del PSOE, que decidió otorgar mediante un “contrato en precario”, El Plantío al Burgos CF SAD, cuando existían otras entidades interesadas en la utilización de dicha instalación.

Como no podía ser de otra manera el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) respeta la presunción de inocencia de De la Rosa y su séquito, pero de igual modo solicita a Daniel de la Rosa sea estricto con el cumplimiento del código ético (apartado 5.2) de su partido, y se comprometa de manera pública a dimitir de manera irrevocable en caso de la apertura de juicio oral, y de paso antes de esa hipotética acción cese de manera fulminante al alcalde en la sombra, el empleado municipal Antonio Fernández Santos. De igual manera, los castellanistas lamentan la ausencia de explicaciones sobre la cuestión, un silencio que no ayuda en nada a la cacareada transparencia del socialista, y que recuerda más a los tiempos del Alcalde corrupto José María Peña que a otra cosa.

Los comuneros burgaleses, casi en solitario, siguen apostando por la utilización compartida de los bienes públicos, Daniel de la Rosa también lo opinaba antes de sentarse en la poltrona, esto decía en junio 2016 respecto a la reforma del Mercado Norte, “queremos un modelo de explotación con el que el Ayuntamiento no se vea atado de pies y manos durante cuatro décadas para garantizar el beneficio a la empresa de manera prácticamente unilateral”. Sin embargo aquello quedó en el olvido, y ahora no le parece mal ceder por 40 años la instalación deportiva más importante de la ciudad, a una entidad privada, el Burgos CF SAD; para colmo Daniel de la Rosa, hasta hace unos meses, defendía el uso compartido de la instalación.

La privatización de “El Plantío” supone , “un atraco para la ciudadanía”, que además no podrá disfrutar de instalaciones como “La Corrala” o los bajos de la instalación que durante décadas acogieron negocios, y para los que el PCAS-TC había previsto crear la Casa del Deporte. Los castellanistas propusieron en su momento, como medida de apoyo a las diferentes federaciones, delegaciones deportivas y clubes, cuyas sedes se encuentran repartidas en diferentes locales y pisos de la ciudad, normalmente en régimen de alquiler,  crear un espacio donde además de ahorrar gastos fijos, pudieran compartir estancias de los que ahora no disponen (almacenes, salas de formación, etc.).

Los castellanistas lamentan que el Consistorio renuncie, si se llega a este acuerdo, a la gestión de la instalación, y al beneficio que se pudiera obtener tanto de publicidad estática, en videomarcadores o la explotación de los locales comerciales que pueden crearse en los bajos de los graderíos, como hacía hasta el comienzo de la reforma.