Ante la aparente carencia de espacio físico para albergar sus oficinas, y espacios de atención al público, que sufren algunas de las instituciones burgalesas, desde el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se propone la creación de un banco de edificios y locales públicos, que puedan ser utilizados por las diferentes administraciones y que eviten el dispendio económico que supone para las arcas públicas el alquiler de estos espacios a la iniciativa privada.

La idea de los castellanistas supone la creación de un listado donde todas las administraciones presentes en la ciudad de Burgos (Ayuntamiento, Diputación, Junta, Universidad y Administración General del Estado) aporten información sobre los edificios y locales que mantienen vacíos o infrautilizados, para que esas instalaciones puedan suplir las carencias de espacio de otras instituciones públicas presentes en la ciudad de Burgos.

Los comuneros burgaleses no entienden que algunas administraciones, fundamentalmente la General del Estado, gobierne quien gobierne (PP y/o PSOE) estén siempre más interesados en hacer “caja” en Burgos, que en colaborar con las administración locales, “y los administrados” burgaleses. Los lamentables casos de mercadeo se amontonan, sólo por citar alguno: la compra de la Junta del Hospital Militar, la venta para edificar viviendas de los cuarteles del 2 de mayo, o más cercano en el tiempo la subasta del Parque de Artillería, o del antiguo edificio de la Subdelegación del Gobierno.

Aparentemente la Diputación Provincial de Burgos está buscando nuevas instalaciones, los castellanistas opinan que antes de realizar un dispendio económico se debiera llegar a un acuerdo con alguna otra administración pública para la cesión de los espacios que se puedan necesitar.