El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), cuando quedan escasamente dos semanas para el 23 de Abril de 2021, fecha especialmente señalada a la hora de recordar el V Centenario de la Revolución Comunera, no puede por menos que criticar el absoluto desprecio con que la práctica totalidad de las administraciones públicas e instituciones de Castilla (ayuntamientos de grandes ciudades, comunidades autónomas de Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha, Cantabria y La Rioja, Diputaciones Provinciales, etc.…) está tratando un evento de enorme trascendencia política, histórica, cultural y social para nuestro pueblo y nuestra tierra.

Los escasísimos eventos programados por las instituciones ante este V Centenario se han convertido en actividades huecas y descafeinadas, carentes de contenido, diseñadas para ocultar el verdadero mensaje y significado de la primera Revolución Moderna en suelo europeo. Para el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), el programa, las reivindicaciones, la lucha y el ejemplo moral de los Comuneros, interpela directamente a la clase política actualmente dirigente en Castilla, lo sea a través de partidos como PSOE, PP, Vox, Ciudadanos o Podemos, corrupta, saqueadora, despilfarradora y antipopular, que en lugar de priorizar el interés general y el bien del común, como impulsaban María Pacheco, Juan de Padilla, Juan Bravo o Francisco Maldonado, se identifican con sus acciones con aquellos que intentaron frenar la Revolución Comunera.

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), se reclama a la ciudadanía y al tejido social de Castilla una acción decidida y reivindicativa para impulsar durante los años 2021 y 2022, todo de tipo de iniciativas orientadas a recuperar y reivindicar la gesta de los Comuneros de Castilla, no solo como episodio histórico de primera magnitud, sino como elemento clave de la construcción democrática y participativa de nuestra sociedad, como reivindicación permanente de una Castilla unida en una España federal, como garante de las libertades individuales y colectivas, como un proceso de transformación y modernización de la economía y la producción… Los castellanistas hacemos un llamamiento al pueblo castellano para que en todas las localidades, asociaciones, escuelas, etc… se reivindique este V Centenario de Los Comuneros, de manera castellanista, social, popular joven y feminista.

Intentar hablar de los Comuneros, despojándoles de su identidad castellanista, de su compromiso por la transformación social, de su lucha irrenunciable por la democracia y por la participación popular, de su irrenunciable vocación por el acceso al poder político, económico y social de los sectores populares, tanto urbanos como rurales, es absurdo y solo puede ser entendido como una ridícula maniobra para convertir la Revolución Comunera en una anécdota historicista, desideologizada y caricaturizada… en suma: inofensiva para los poderosos, los mismos hoy que hace quinientos años, que pretenden monopolizar en pocas manos todo el poder económico, mediático, político y social en esta tierra.

Los castellanistas del Siglo XXI somos conscientes de la enorme fuerza moral y ética de Los Comuneros y de la extraordinaria capacidad de movilización popular y de transformación social que el mensaje de la Revolución Comunera encierra, no como una mera reliquia con 500 años de antigüedad, sino como bandera que guíe a las castellanas y castellanos hacia la profunda transformación que este pueblo y esta tierra necesitan para construir su propio futuro, con alternativas reales para nuestros jóvenes, con medidas efectivas contra la despoblación, con una economía que desarrolle plenamente nuestros potenciales, con una transformación verde de nuestro territorio y nuestra sociedad.