Catedral de Burgos

El PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), ante la Proposición al Pleno del Ayuntamiento de Burgos presentada por Vox y el PP, reclama un NO rotundo de los concejales del consistorio a la colocación en la fachada de la Catedral de las Puertas elaboradas por el artista Antonio López, tanto por considerarlo una agresión a un Monumento declarado Patrimonio de la Humanidad, por estimar totalmente rechazable el procedimiento seguido para su tramitación, así como por el evidente y generalizado rechazo popular que la sociedad burgalesa ha manifestado frente a esta iniciativa.

Para esta formación castellanista, la propuesta presentada por Vox y el PP olvida deliberadamente que la Catedral de Burgos, ni es del Ayuntamiento, ni de la Fundación VIII Centenario, ni del Cabildo Catedralicio, ni siquiera de los burgaleses, ya que desde el momento que este templo fue declarado Patrimonio de la Humanidad, hemos compartido su gestión con el resto de la ciudadanía del mundo, lo que es un orgullo no una limitación, y además hemos confiado en la UNESCO y en sus organismos de evaluación del estado de conservación de los Bienes Patrimonio de la Humanidad, la vigilancia de todas las actuaciones que afecten a la Catedral de Burgos. Desde el PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), se considera que la Proposición de la derecha más reaccionaria de Burgos, solo pretende ser un instrumento de presión a los técnicos, tanto de UNESCO como de ICOMOS, para que sus dictámenes se plieguen a los intereses de los promotores de tan aberrante idea, sin tener en cuenta la obligatoriedad que todos tenemos de preservar el templo en su integridad para las generaciones futuras, sin transformaciones que lo desfiguren.

El PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), además quiere denunciar el procedimiento seguido en la tramitación de las Puertas de Antonio López (cuya calidad como artista nadie discute, y al que desgraciadamente se le ha instrumentalizado sin proporcionarle la suficiente información). Por un lado resulta sorprendente, además de soberbio y arrogante, que se puedan encargar las citadas puertas sin ningún tipo de estudio o análisis previo de su compatibilidad con la declaración como Patrimonio Cultural; por otro lado es penoso que una institución como la Iglesia Católica, en pleno siglo XXI, donde los contenidos sociales y evangélicos debieran primar sobre concepciones religiosas medievalizantes, se comprometa a un desembolso de 1.200.000 euros en una iniciativa (dinero, en principio privado, pero que contará con una serie de deducciones fiscales), que se podría destinar a otros fines sociales que mientras el 20% de la población de la diócesis vive en riesgo de exclusión y la mitad de los templos de la provincia necesitan intervenciones de urgencia, simplemente para no derruirse.

Destacan además los comuneros burgaleses el profundo desprecio con que los promotores de la moción municipal, de la Fundación VIII Centenario y del Cabildo Catedralicio han acogido el relevante hecho de que la mayoría de la población burgalesa (hay recogidas en torno a 70.000 firmas) ha rechazado esta agresiva intervención, lo cual evidencia el tibio respecto que por la democracia tienen y practican.

Finalmente desde el PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), se pide al Cabildo Catedralicio y en especial al Arzobispo de la diócesis, racionalidad y humildad, renunciando a colocar las puerta de Antonio López en la fachada principal de la catedral, ubicándolas en algún lugar interior como el Museo de la Catedral, donde puedan ser admiradas por turistas y visitantes, sin agredir el carácter de Patrimonio de la Humanidad del templo; también reclaman los castellanistas a los ediles municipales un NO rotundo a la moción de Vox y PP, porque su aprobación por el Pleno Municipal, en una ciudad cuyos vecindad rechaza de forma incontestable las puerta de Antonio López en la Catedral, mostraría que la actual composición del Consistorio no se corresponde con la voluntad popular y democrática, sino que se guía por obscuras obediencias ajenas al interés de la ciudadanía.

Finalmente los comuneros burgaleses no quieren dejar pasar la oportunidad de felicitar a la Plataforma contra el Cambio de las Puertas de la Catedral por su iniciativa, y especialmente al pintor Juan Vallejo, por saber liderar las reivindicaciones populares en este conflicto, como hicieron Los Comuneros hace exactamente 500 años, sin doblegarse a los designios de los poderosos y de quienes se creen con los privilegios suficientes para imponer su voluntad personal sobre las opiniones democráticas de la mayoría.