El PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) lamenta profundamente la actitud de los políticos del Ayuntamiento de Burgos, más pendientes de engordar sus cuentas corrientes que de servir a la ciudadanía. A juicio de los castellanistas resulta obsceno como el Consistorio ha realizado cuatro Plenos en dos meses, tres de ellos en julio, y uno en agosto, este último no se solía realizar a lo largo de los últimos mandatos.

Esta denuncia pública se suma a la que los comuneros burgaleses ya realizaron hace nueve meses, ante el escandaloso incremento en las dietas y otras retribuciones que reciben los concejales del Ayuntamiento de Burgos, algo especialmente desvergonzado en plena crisis sanitaria, económica y social por la pandemia del Covid-19 que ha elevado a máximos no conocidos desde la Guerra Civil española la población demandante de alimentos en las “colas del hambre”,  así como el impacto  entre la población en paro, quienes no pueden pagar la hipoteca o el alquiler, los autónomos que han tenido que echar la persiana a sus negocios.

Los castellanistas consideran impresentable que los concejales del consistorio burgalés, tras haber aumentado las retribuciones de sus dietas desde 250.000 euros en 2019 a 450.000 euros en 2020, cifra que quedó ya agotada en septiembre de 2020 y que tuvo que ser ampliada en 145.000 euros, lo que supuso un incremento del 140% en un solo ejercicio; ahora convoquen Plenos sin pudor.

La actitud de los grupos mayoritarios en el Consistorio burgalés, PSOE, PP y Ciudadanos, de incrementar sin límite sus retribuciones puede calificarse a juicio de la formación comunera como “saqueo de las arcas públicas”, ya que no se justifica en ningún criterio objetivo ni en necesidad sobrevenida alguna, salvo la mera codicia, tan fácilmente alcanzable mediante el mero voto afirmativo en el Ayuntamiento.

Si los incrementos desmesurados de las dietas de los ediles burgaleses son un escándalo, no son por desgracia el único en la gestión de los partidos del Ayuntamiento, con el dinero de que se apropian. Así, la subvención de los grupos municipales pasó de 35.000 euros anuales en 2019 a 170.000 euros en 2020 ¡una subida del 400%! Igualmente desde el PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), se considera criticable que la actual corporación del Ayuntamiento de Burgos, es la que mayor número de concejales liberados y de asesores, estratosféricamente retribuidos, en los más de 40 años de democracia municipal que llevamos desde 1979.

Finalmente, desde el PARTIDO CASTELLANO TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se considera una desvergüenza que, cuando son miles los burgaleses los que han salido muy dañados de la crisis, los concejales del Ayuntamiento de Burgos piensen exclusivamente en redondear sus ganancias en lugar de trabajar por mejorar las condiciones de vida de la gente y dotar a la ciudad de las inversiones que permitan a Burgos encarar con mejores perspectivas el futuro que se nos avecina.