Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) DENUNCIA EL ABANDONO INSTITUCIONAL A LOS MUNICIPIOS AFECTADOS POR ALTOS CONTENIDOS DE NITRATOS Y EXIGE A DIPUTACIÓN, JCYL Y CHD MEDIDAS URGENTES PARA SOLUCIONAR LOS ABASTECIMIENTOS DE AGUA POTABLE (Enero 2024)

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) ante la presencia de contenidos de nitratos por encima de los niveles permitidos por la legislación, en las aguas de consumo,  de algunas localidades de las comarcas de Arlanza y Esgueva como Cilleruelo de Abajo, Tórtoles de Esgueva o Villafruela, lo cual las convierte, al menos temporalmente, en no aptas para beber, quiere denunciar el abandono y olvido de estos municipios por parte de las instituciones, como la Diputación Provincial de Burgos, la Junta de Castilla y León y la Confederación Hidrográfica del Duero, que han sido totalmente insensibles e incapaces de ofrecer la más mínima ayuda para intentar paliar tan dramática situación como dejar sin agua potable a estas localidades durante todas las fiestas navideñas.

Según los Datos del Sistema Nacional de Información del Agua de Consumo suministrados por el Ministerio de Sanidad en 2021, en España, un 5% de las muestras de aguas de consumo rurales analizadas evidencian niveles de nitratos superiores a 50 mg/l, la concentración máxima permitida de nitratos en las aguas de consumo según el Real Decreto 140/2003; hasta 411 municipios no han podido beber agua por contaminación de nitratos durante algún periodo de tiempo entre 2016 y 2021, de los cuales 140 pertenecen a la comunidad autónoma de Castilla y León.

Tal y como denuncia el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), la contaminación de las aguas por nitratos de origen agrícola, ganadero o de aguas residuales, es un problema de salud pública que va en aumento, al autorizarse de forma creciente mayor número de explotaciones ganaderas sin el suficiente control y el empleo más intensivo de fertilizantes inorgánicos en los cultivos, con consecuencias como la contaminación de los acuíferos y los cursos de aguas superficiales, la imposibilidad del uso del agua para el abastecimiento de las poblaciones rurales y la contaminación y eutrofización de los ecosistemas acuáticos.  

La Junta de Castilla y León ya reconoce en Burgos siete zonas vulnerables a la contaminación por nitratos que afectan a cerca de setenta municipios y a más de 4.000 kilómetros cuadrados; en el conjunto de la comunidad autónoma son 24 zonas vulnerables que incluyen casi 400 municipios, con una superficie de cerca de 15.000 kilómetros cuadrados. Por ello, y como expone el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC), la Comisión Europea ha iniciado un expediente sancionador contra Castilla y León y otras Comunidades Autónomas españolas por haber incumplido sus obligaciones en lo que respecta a hacer un uso correcto de los nitratos y los fertilizantes. Así, no ha designado como vulnerables todas aquellas zonas y territorios que por sus características se deberían haber incluido (hasta cerca de 800 municipios), incluso teniendo información que recomendaba tal designación, no ha adoptado las medidas adicionales o acciones reforzadas en los territorios donde la contaminación por nitratos muestra una tendencia al alza y los programas de acción para proteger las zonas vulnerables frente a la contaminación de nitratos son insuficientes, no habiéndose adoptado medidas adicionales o acciones reforzadas. 

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se ha dirigido a las administraciones con capacidad de actuar ante la contaminación de las aguas potables por nitratos exigiéndolas que tomen medidas, en el ámbito de sus competencias para ayudar a los municipios afectados en toda la provincia de Burgos. Así, la formación castellanista reclama a la Diputación de Burgos que, con carácter de urgencia y de forma gratuita, proceda al suministro de agua potable a todos los municipios afectados por contaminación de nitratos, dentro de sus funciones de prestar asistencia a los municipios de población inferior a 20.000 habitantes en la provincia. También los comuneros burgaleses se han dirigido a la Junta de Castilla y León, para amplíe la declaración de Zonas Vulnerables a la contaminación por nitratos en la comunidad a todas aquellas con evidencias de contaminación por nitratos en concentraciones por encima de 10 mg/l y que sustituya el ineficaz Código de Buenas Prácticas Agrarias y Ganaderas por medidas efectivas de reducción de vertidos y de aplicaciones de fertilizantes. Por último, desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se ha trasladado a la Confederación Hidrográfica del Duero la urgencia de que incremente los puntos de medida de la red de control de la calidad del agua superficial y subterránea en su ámbito competencial, con la adopción de medidas cautelares ante la implantación de actividades económicas de impacto comprobado sobre la calidad de las aguas. 

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se recuerda que los acuíferos de la provincia de Burgos albergan probablemente cantidades de agua equivalentes a 1 millón de hectómetros cúbicos de agua, del orden de 10.000 veces del agua almacenada en los embalses de Úzquiza y Arlanzón; un recurso esencial en un escenario de sequías y eventos extremos causados por el Cambio Climático, que podemos desaprovechar si se permite su contaminación que los convertirá en inutilizables. 

Finalmente, el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) advierte que, aunque el límite de nitratos establecido por la legislación para que un agua deje de ser potable es de 50 mg/l, la Unión Europea determina que el valor guía de nitratos en el agua de consumo debe de ser inferior a 25 mg/l, al tiempo que los efectos negativos sobre la salud del agua con nitratos se pueden ver multiplicados por la presencia de otros contaminantes como materia orgánica, arsénico, THM u otras sustancias habitualmente presentes en las aguas subterráneas.

Compartir publicación