Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

EL PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA APOYA LAS TRACTORADAS Y RECUERDA QUE SIN AGRICULTORES, GANADEROS Y COMUNIDADES LOCALES FUERTES NO HAY FUTURO RURAL (Febrero 2024)

  • Los castellanistas rechazan el intento de patrimonialización y manipulación de la ultraderecha de la lucha limpia y valiente de nuestros agricultores y ganaderos y denuncia su agenda negacionista y contraria al medioambiente
  • El PCAS-TC considera insoportables las continuas agresiones que padece el sector productivo primario en particular y el medio rural en general y reclama una Transición Rural Justa que genere rentas dignas a agricultores y ganaderos
  • La burocracia legislativa que exige la nueva PAC no es solo una losa imposible de gestionar para la explotación familiar y la Ley de la Cadena Alimentaria se ha demostrado ser un instrumento absolutamente ineficaz

Castilla 7 de febrero de 2024. El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) expresa su total apoyo a las movilizaciones y tractoradas de los agricultores y ganaderos de Castilla, considera insoportables las continuas agresiones que padece el sector productivo primario en particular y el medio rural en general, reclama una Transición Rural Justa que genere rentas dignas a agricultores y ganaderos, y el fortalecimiento de las comunidades rurales.

Los castellanistas manifestamos un compromiso sin fisuras con las protestas campesinas, y vemos en las tractoradas a los nuevos comuneros del siglo XXI que se enfrentan nuevamente al imperialismo opresor de Carlos V, y de quienes hoy ejercen su papel, reivindicando un futuro de progreso, libertad, justicia y unidad para el campo castellano.

Desde el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se comparte la rabia que expresan agricultores y ganaderos con sus tractoradas, hartos de las buenas palabras de la Comisión Europea, del Ministerio de Agricultura y de las Consejerías de Agricultura de las Comunidades Autónomas Castellanas, mientras las realidades son duras como bofetadas. La rentabilidad de las explotaciones agrarias es inexistente por los incrementos brutales en los costes de producción y los bajos precios a que se ven obligados a vender.

La burocracia legislativa que exige la nueva PAC no es solo una losa imposible de gestionar para la explotación familiar: es además inútil e innecesaria. Así mismo, la Ley de la Cadena Alimentaria se ha demostrado ser un instrumento absolutamente ineficaz pues no ha impedido que las grandes multinacionales que suministran en régimen de monopolio la maquinaria agrícola, las semillas, los fertilizantes y fitosanitarios sigan enriqueciéndose de forma absolutamente obscena, lo mismo que hacen las grandes marcas de la distribución alimentaria, mientras productores y consumidores cada vez estamos más empobrecidos.

La Agricultura y la Ganadería de Castilla necesita urgentemente precios justos, reconocimiento social, apoyo técnico y que se garantice que todos los productos alimentarios que llegan a la Unión Europea cumplan las mismas exigencias que aquí se exigen; los comuneros entendemos que los productores del campo castellano son los garantes de nuestra soberanía y trazabilidad alimentarias, además de ser el elemento esencial para el mantenimiento de un territorio rural vivo, frente a la despoblación y el envejecimiento a que nos aboca la indiferencia de los partidos centralistas mayoritarios.

Para el PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) es imprescindible ya el reconocimiento del sector primario al mantenimiento del territorio rural, el fortalecimiento democrático, social y económico de las comunidades rurales, así como un Pago Justo por los Servicios Ecosistémicos que genera el territorio rural, del que nace el agua que bebemos, los alimentos que comemos, las materias primas que necesitamos, la energía que consumimos, la biodiversidad que disfrutamos, el aire limpio que respiramos o los sumideros de carbono que frenan el cambio climático.

Los castellanistas comuneros luchamos también por una Transición Rural Justa, donde los pueblos y los campesinos no sean otra vez los perdedores. Una Transición Verde que sea pagada por las grandes corporaciones y oligopolios internacionales, que se enriquecen sin límite contaminando nuestras aguas, empobreciendo nuestros fértiles suelos, destrozando nuestros paisajes, quedándose con los incontables beneficios de la energía y los alimentos que nuestra tierra genera, expulsando a la gente de los pueblos y amordazando la revolución ruralista. La Agenda 2030, propone 17 objetivos de desarrollo sostenible, cuyo hilo vertebrador es la lucha contra la desigualdad y el compromiso con los oprimidos; mientras cumpla esos propósitos, esa es también para Castilla nuestra Agenda.

El PARTIDO CASTELLANO-TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) reclama a todas las castellanas y castellanos: estudiantes, urbanitas, jóvenes en el exilio, mujeres feministas, trabajadores, gente de la cultura, emprendedores, autónomos, mayores, migrantes… un apoyo fuerte e incondicional con la causa campesina, con las tractoradas, con nuestros pueblos; son la última barrera que defiende nuestra identidad y nuestro orgullo. Todos Unidos.

Rechazo a la ultraderecha

Del mismo modo, el PCAS-TC rechazan el intento de patrimonialización y manipulación de la ultraderecha y denuncia su agenda negacionista y contraria al medioambiente. Por esta razón, reclamamos a la ciudadanía y a los luchadores rurales de Castilla: inteligencia para no permitir ni por un instante, que quienes enarbolan las banderas de la dictadura, quienes no creen en la democracia, quienes rechazan los Derechos Humanos, quienes quieren quitar las libertades a las mujeres y sus sueños a los jóvenes, intenten manipular la lucha limpia y valiente de nuestros agricultores y ganaderos.

Compartir publicación