Logo Partido Castellano - Tierra Comunera

Castilla nos une

Castilla nos une

El PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se une a la manifestación que reclamará la Facultad de Medicina para Burgos (Marzo 2024)

Como no podía ser de otra manera, el PARTIDO CASTELLANO- TIERRA COMUNERA (PCAS-TC) se une a la manifestación que reclamará, en la tarde de este viernes frente a la Delegación de la Junta de Castilla y León, la implantación de la Facultad de Medicina para Burgos.

La reivindicación histórica, tanto de la Universidad de Burgos (UBU) como de la formación castellanista, busca la creación de una tercera Facultad de Medicina en la Comunidad, gesto que no es una simple petición académica. «Trasciende su impacto en el sistema académico y se convierte en un factor capaz de generar riqueza, además de aumentar el número de facultativos que prestan servicio en nuestra provincia». Sólo la negativa en la Junta, antes del PP y ahora de PP y VOX priva a la UBU de esta carrera.

Según las cifras que baraja el estudio realizado por la formación comunera, junto a profesores de la Universidad de Burgos, sitúa en 60 millones al año la repercusión económica de los estudios de Medicina en Burgos, a partir del décimo año de existencia en la ciudad. Revisando los números del informe, el PCAS-TC vaticinaba que a lo largo de la próxima década se jubilarán unos 5.000 sanitarios.

Los comuneros burgaleses sostienen que por cada plaza ofertada para estudiar Medicina en Castilla y León «hay  15 solicitudes que se quedan sin acceso».  Medicina es la carrera más demandada por los burgaleses que se van a estudiar fuera, es una carrera casi sin paro y Burgos ya cuenta con un Hospital que se denomina Universitario. A plena capacidad, la Facultad rondaría los 1.000 estudiantes, unos 600 de fuera de Burgos. Serían necesarios 50 profesores y 25 empleados de tipo administrativo, con un coste medio inicial de unos 200.000 euros por curso y año.

Su implantación, podría atraer a Burgos a 400 médicos y se desarrollarían «al menos dos centros o institutos de investigación biomédica, que requerirían de 2,5 millones anuales para funcionar». Valladolid y Salamanca, provincias con Facultad de Medicina tienen más de un 20% más de médicos por habitante que el resto de provincias de Castilla y León.

La Facultad, también evitaría la fuga de profesionales del sector, incidiría en el desarrollo de congresos y reuniones sectoriales y serviría de lanzadera para crear un Área de Ciencias de la Salud que amplíe Enfermería y atraiga a Farmacia y Fisioterapia.

Además la Junta sostiene una deuda histórica con la Universidad de Burgos, desde su fundación es la peor financiada de las cuatro universidades públicas de Castilla y León. La UBU es la que menos cantidad recibe, tanto en el montante general como en el reparto por alumno.

Compartir publicación